Nos referimos a DIEGO ARMANDO MARADONA, el ex astro del futbol argentino, al que lo calificaron como “la mano de Dios” cuando hizo el gol con la mano en el mundial que se realizó en MEXICO en 1986 y que el árbitro tunecino ALI BENNACEUR validó ese gol, ese día MARADONA, cuatro minutos después hizo el gol calificado como el MEJOR GOL DE TODOS LOS MUNDIALES, Argentina 2 Inglaterra 1, con ese resultado pasó a cuartos de final, luego ganó a Bélgica y en la final triunfó sobre la mítica ALEMANIA 3 -2 para proclamarse CAMPEON DEL MUNDIAL MEXICO 1986. UNA OBRA DE DIEGO.
Pero este héroe viviente del fútbol, al pasar los años, no precisamente se quedó como tal; no siguió el camino de Pelé, Diestéfano, Carrizo, Zidane, Eusebio, etc, pronto la fama, el dinero y las drogas, hicieron presa de él; sin embargo sigue siendo figura mediática mundial. Saluda con jefes de estado, les da la mano, sino pregunten al señor Maduro; era amigo de Fidel, no se lleva con los americanos, ahora último Putin presidente de Rusia le tendió la alfombra roja. Pero tanto va el cántaro al agua que al fin se rompe, después de varias recuperaciones de sus adicciones él no para, Dieguito “genio y figura hasta la sepultura”.
Llega a Rusia para la inauguración del mundial más caro de la historia deportiva, como embajador de la FIFA, en compañía de otros jugadores famosos en el mundo; y a la primera que tiene oportunidad de hacer notar sus exabruptos, lo hace sin ningún disimulo; leamos lo que dice la prensa mundial:
Bailó, se fotografió con todos, insultó a cuanta gente quiso, se descompensó. Todo parte del show que mostró Diego Armando Maradona en tierras rusas.
Y es que, durante el partido de Argentina ante Nigeria, se le vio muy contrariado, a veces ido, e incluso eufórico cuando los trasandinos ganaron el cotejo 2-1 levantando el dedo mayor a hinchas nigerianos.
Luego tuvo que ser asistido por sus acompañantes tras sufrir una descompensación, no podía estar de pie, fue ahí cuando lo sentaron en una silla del lujoso palco donde tenía una mesa servida y mucho vino blanco”.
Como si fuera poco, le daban todos los servicios de traslado, alimentación y cuanto gasto realizara en Rusia, además de asegurarle la mejor posición para ver los partidos de Argentina para él y todo su grupo de amigos con 14.500 dólares diarios para los partidos que el asista. Todo esto perdió, la FIFA lo quitó todo, ojalá para siempre. Diego no eres ejemplo para el deporte. QUE PENA.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here