Sin duda que la paralización que vivió la nación, llegó a tener capítulos de terror, jamás vistos.
En las guerras más salvajes que se han desarrollado en el mundo, hasta los terroristas más avezados respetan las ambulancias, respetan a la Cruz Roja, porque saben que a la vuelta de la esquina, esta institución les puede estar salvando la vida; pero irónicamente en este país se quemaron o fueron agredidas alrededor de 40 ambulancias.
Esto sin duda es el resultado y el ejemplo más grande, del grado de ignorancia en el que vivimos, el tema fue tan vergonzoso y terrorífico, que los manifestantes que en muchos casos los señalan como indígenas, paraban las ambulancias, sacaban a los heridos de gravedad y quemaban las ambulancias, estos actos de vandalismo porque no pueden ser llamados de otra manera, tienen que ser sancionados, las autoridades están en la obligación de identificar a estos criminales, para ponerles tras las rejas por muchos años, deben ser juzgado pues su comportamiento no puede quedar en la impunidad.
No con el pretexto de una paralización se van a dar destrozos de esta naturaleza, esta gente está completamente equivocada y como tal debe ser juzgada ejemplarizadoramente, para que no vuelvan a ocurrir desmanes tan desproporcionados y abusivos.(O)