Luego de las manifestaciones, muchos temas e inconformidades quedaron flotando en el aire, son demasiados los afectados, especialmente en nuestra provincia, una verdadera potencia, en el tema agrícola, florícola, avícola y demás, existe machísima inversión que da de comer a miles de familia, todas estas grandes empresas se quedaron en jaque, cuando grupos de manifestantes, ingresaron a las mismas, y se atrevieron a secuestrar a los empleados, que lo único que buscaban es poder trabajar, muchos de ellos haciendo grandes esfuerzos, lograban llegar a sus puntos de labores, pasando por obstáculos y sobretodo, por amenazas de la manifestantes, que inclusive, los golpeaban.
Todos sabemos que de acuerdo a los procesos y al volumen que tienen estas grandes industrias, no pueden parar un solo día, pues las consecuencias son pérdidas que se vuelven inmanejables y ponen en riesgo la subsistencia de estas compañías.
Ante esta dura realidad, nadie responde, varios sectores productivos han manifestado que se encuentran completamente indignados porque no tuvieron respaldo, ni protección de las autoridades para sus empresas, las mismas fueron violentadas de manera abusiva, y nadie hizo nada al respecto, mencionan que llamaron a la Policía, a las Fuerzas Armadas, para que los socorran, pero no fueron auxiliados por nadie.
Varios de los inversionistas mencionan que en este país no existen garantías para trabajar y que prefieren, buscar tierras en otros lados que, aunque no sean tan buenas como las nuestras, pero no existe este tipo de atropellos, de los que fueron objeto, sin ningún tipo de soporte de las autoridades. (O)