Hogar para sus niños, requiere ayuda en medicamentos 

0
464
Parte externa de la casa hogar, ubicada en Belisario Quevedo. FOTO M.S. LA GACETA

El hogar acoge a 29 personas. El proyecto  está subdividido en dos: “Casa Esperanza” que  atiende a 12  jóvenes y adultos con discapacidades y “Casa Bourdeau” que tiene a 17 niños en edades desde 5 meses hasta 8 años. Las dos conjugan un solo proyecto, destinado a asistir a quienes más lo necesitan. La mayor necesidad es  adquirir los medicamentos, ya sean multivitamínicos, anticonvulsivos y antidepresivos, puesto que al mes invierten alrededor de mil dólares.

La casa acoge a niños en situación de riesgo, abandono y negligencia en su cuidado. Brinda un hogar y cuidado integral en lo que corresponde al desarrollo de un niño, enmarcados en el derecho de cada uno. Se ubica en el barrio Illuchi, perteneciente a la parroquia de Belisario Quevedo, cercana a Latacunga. La casa alberga a 29 personas y el proyecto  está subdividido en dos: “Casa Esperanza” que atiende 12  jóvenes y adultos con discapacidades y “Casa Bourdeau” que tiene a 17 niños, en edades desde 5 meses hasta 8 años. Las dos conjugan un solo proyecto, que es asistir a quienes lo necesitan.

Elizabeth Betancourt, coordinadora administrativa, manifestó que las necesidades son altas en “Casa Esperanza”,  ya que al estar personas con discapacidad, para las dos plantas requieren medicamentos y eso hace que gasten mil dólares mensuales, ya sea en multivitamínicos, anticonvulsivos y   antidepresivos.

Se financia gracias a la ayuda de las iglesias cristianas del exterior, las que dan un 80% del presupuesto que necesita el hogar y para el 20%, golpean puertas en Ecuador a través de la responsabilidad social.

La Coordinadora Administrativa, señaló que en la provincia existen padrinos como la Empresa Eléctrica que entrega pañales, asimismo está la carnicería “Don Sebitas”, que semanalmente dona proteínas para los pequeños, la Granja Integral entrega huevos, la hacienda del señor Figueroa los lunes, miércoles y viernes entrega diez litros de leche, el grupo de Damas del Socorro a la Infancia entrega víveres y proteínas, además, tres mujeres de la tercera edad, pasando un mes, se hacen presentes con dinero. Betancourt dijo que  no cuentan con el apoyo del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES), aunque reconoció que es  una institución privada, pero están reguladas por la normativa que se les solicita.

En cuanto a los procesos de adopciones, en el MIES de la ciudad de Ambato, es donde se hace la gestión para conocer los requisitos que deben seguir, para que puedan ser calificados como padres idóneos.

Según Elizabeth Betancourt, el 70% ha salido en reinserción familiar, mientras que el 30% ha sido adoptado, es decir, que el año anterior tuvieron tres niños en adopción y siete regresaron con sus familias.

“Nuestro objetivo es que la niñez sea  reinsertada con sus familias de origen, pero al no haberla, son los jueces quienes determinan que el niño está declarado para ser adoptado.

Hogar para sus niños tiene un programa que abarca muchas maneras de ayudar y  una de ellas es el voluntariado, para eso buscan convenios y en esta oportunidad lo hicieron con establecimientos educativos tales como: La Unidad Educativa “La Inmaculada”, Unidad Educativa Sagrado Corazón, Centro Educativo Cotopaxi (CEC), Victoria Vásconez Cuvi, Unidad Educativa San José La Salle, entre otras, que “apoyan con sus manos que son indispensables, para poder movilizar a los chicos e integrarles en las actividades que se ejecutan”.

Exteriorizó que quienes deseen, pueden sumarse al proyecto y contribuir. Lo que hoy piden son productos de aseo y  pañales desechables, “con gusto estamos para recibirles y si cuentan con tiempo, se les brinda la apertura para que conozcan y sepan para quienes está destinada la ayuda”, finalizó. (I)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Ingrese su nombre aquí

20 + 16 =