El despertar cada mañana con las novedades de inseguridad en todo el territorio, la falta de una Asamblea estable que se dedique a trabajar por el pueblo, la falta de empleo, nos hace pensar en que todo se está volviendo muy difícil para salir adelante en el Ecuador.
La sociedad ha elegido a sus representantes, pero estamos en zozobra constante, esperando alguna solución oportuna especialmente en lo referente a una reforma a la Ley Laboral para dar oportunidades a quienes no tienen trabajo y otra reforma en lo referente a la seguridad nacional.
El pueblo tiene derecho a exigir a sus legisladores a que en un tiempo prudencial analicen las leyes para que entren en vigencia, pero si esto no sucede la delincuencia, la impunidad son el pan de cada día, viéndose esto como normal. No está bien!
El pueblo del Ecuador tiene derecho a vivir tranquilo, y después de esta pandemia tormentosa poderse reactivar, pero si no hay garantías ni siquiera de seguridad, a dónde vamos a parar.
Basta con saber que quedaron en el olvido los hechos del 12 de octubre de 2019, y que todo pareció un sueño de terror. No se han tomado las medidas necesaria para sancionar a los culpables esto nos da una perspectiva de cómo funcionan las leyes en nuestro lindo Ecuador.
Pedimos a las más altas autoridades una solución a corto plazo porque el país no da más. A trabajar Asamblea! Las repercusiones de lo que hagan o dejen de hacer son muy grandes, el pueblo está para juzgarlos. (O)