Es increíble pensar que, a pesar de encontrarnos en una marcada crisis económica, que se arrastra de desde hace algunos años atrás, el 82% de los municipios han incrementado el gasto salarial; es decir, no han tenido el menos empacho, en aumentar plazas de empleo a pesar de esta complicada situación, las cuotas políticas han podido más, que la lógica y el razonamiento, de que nos encontramos en una situación completamente adversa, en la que se impone la austeridad.  

No es época de seguir agrandando al aparato burocrático, ya no existe la bonaza petrolera, en la que muchos se dieron el lujo de botar la plata y llevarse la misma en contenedores, hoy el país vive con las justas, el robo y los negociados que nunca faltan, están por demás, si pensamos que podemos seguir con las mismas malas costumbres de siempre , estamos perdidos.

Esta provincia y sus diferentes cantones no han sido la excepción, parece mentira pero 182 de los 221 cantones del Ecuador, han subido la nómina de trabajadores en este último año, sorprende esta triste realidad nacional, que ni siquiera es condescendiente  con la difícil realidad actual; sin duda que la politiquería y la corrupción sin límites no dejará dar un paso al frente a la Nación. (O)