Los datos fueron dados a conocer en rueda de prensa.

En un informe sobre el trabajo que desempeñan en materia de seguridad las autoridades de control; se dio a conocer que el robo a personas se incrementó un 4%.

Pese a que las estadísticas comparativas de agosto de los años 2018 y 2019, reportaron 12 eventos delincuenciales menos; el robo a personas incrementó un 4%. Que no representan la realidad debido a la falta de la cultura de denuncia que aún no existe en la población, indicó Javier Morales, jefe de la Subzona Nº 5 Cotopaxi.

De acuerdo a los moradores del barrio El Salto (sector comercial de Latacunga) este es uno de los lugares donde más se producen robos a diario, especialmente de celulares.

Morales dio a conocer los resultados de los operativos de control, desarrollados en agosto; 7 armas de fuego incautadas en la parroquia Aláquez; con los uniformados de antinarcóticos se decomisaron 534 gramos de marihuana y cocaína; se desarticuló una banda integrada por dos mujeres y un hombre; se retuvo 5 vehículos y 7 motos; se desarrolló 49 operativos de decomiso de licor en Latacunga, La Maná y Pujilí.

El uniformado explicó que debido al acuerdo reparatorio al que pueden acceder los delincuentes se dificulta su trabajo. En marzo del 2009 al Código de Procedimiento Penal se dispuso esta alternativa con el objetivo de lograr una reparación justa a la víctima y, a la vez, agilizar el trámite de casos de delitos menores.

Desde entonces el acuerdo reparatorio se ha convertido en una de las soluciones alternativas a la que más recurren los operadores de justicia. “Se acogen al acuerdo reparatorio y son puestos en libertad”, lamentó la autoridad policial.

A la par, está que las víctimas de asaltos, robos, acosos y demás delitos, sencillamente, no denuncian. Morales volvió a recordar a los ciudadanos, lo importante que es levantar la denuncia para que los uniformados tengan la oportunidad de buscar, investigar y detener a los antisociales.

Petronio Segarra, en representación de la Brigada Patria, dio a conocer el trabajo de las fuerzas armadas en territorio. Los miembros del ejército colaboran con el control de armas municiones y explosivos.

En estos controles se habría decomisado: petardos, pólvora, materiales y accesorios para la elaboración de juegos artificiales sin permisos, carabinas escopetas  en las cercanías del Parque Nacional Cotopaxi (PNC) éstas eran utilizadas para la caza ilegal.

También coordinan con la Policía Nacional, para realizar conversatorios y charlas en las que buscan que los ciudadanos tomen conciencia de lo peligroso que es manejar elementos de juegos artificiales sin permisos. (I)