María Elena Cumalí muestra sus diseños de alta costura en su local. FOTO M.S. LA GACETA

Según el INEC el 22,1% de mujeres se autoidentifican como indígenas. Samat moda, es uno de los emprendimientos generados en Cotopaxi, cuyo objetivo es fortalecer la identidad cultual a través del atuendo femenino.

Esta pequeña empresa se dedica a confeccionar prendas con tendencia actual. María Elena Cumalí pese a ser boliviana, pero con raíces indígenas viste la ropa de la mujer indígena de Cotopaxi, es la propietaria y está casada con Luis Choloquinga nativo de Maca Grande de la parroquia de Poaló perteneciente al cantón Latacunga, le ayuda en esta labor.  

Viste una chalina y blusa rosada y la combina con una falda con diseños florales predomina el negro, su figura se estiliza con los tacones y media de nylon y no falta el sombrero, a su traje también incorpora las joyas.

Manifiesta que su negocio trata que sea un aporte para la nueva juventud “anteriormente estaban abandonando la vestimenta”. En efecto trata que los modelos sean actuales, bonitos y sobre todo elegantes.

Cumalí, comenta que muchos de sus clientes son residentes en Quito, Manabí, los Ríos etc., el cual tienen descendencia indígena, pero por llevar una vida citadina ha dejado de vestir y hoy por hoy están retomando.

Entre los propósitos de estos emprendedores es que la mujer mestiza conozca sobre la importancia de vestir la ropa de la mujer indígena. Luis Choloquinga, explica que en los últimos tiempos ha ido desapareciendo y tratan de revitalizar y recuperar con un trabajo 100% artesanal y de alta costura.

Utilizan fibra de alpaca, hilos de ceda y el macramé en diferente modelo y estilo, para los bordados emplean figuras de la naturaleza y representan las flores como las orquídeas, dalias entre otros. “Hemos dado un matiz diferente dentro de la moda y glamur”. Los costos oscilan entre los 80 a 150 dólares, considera que es un precio accesible considerando la situación económica del país. (I)