El informe de la CIDH la verdad es que da risa, acusar al gobierno de exceso de fuerza y violencia, luego de que casi medio millar de policías y cerca de un centenar de militares fueron heridos, más de doscientos policías y militares fueron secuestrados y amenazados de muerte, inclusive fueron obligados a caminar en vidrios descalzos, rociados con gasolina y humillados, 26 UPC fueron destruidos 108 vehículos afectados, decenas de ambulancias retenidas y destruidas; es decir no sabemos a qué se refiere esta organización, tal vez al edificio de Contraloría General del Estado, incinerado casi por completo. De qué hablan estos señores representantes de los Derechos Humanos, la verdad nadie entiende.
En lo que corresponde a nuestro medio de comunicación, por primera vez en 52 años tuvimos dificultad para circular por que los manifestantes amenazaron a los distribuidores y canillitas de que les iban a pegar si les veían vendiendo.
Exceso de violencia, tal vez por no dejar que se metan al Congreso, sin duda que no se ha medido de manera equilibrada a la balanza, en los hechos del mes de octubre del pasado año, sin duda que existen fuerzas que solamente quieren meter los informes de una manera parcializada hacia una tendencia política, algo que se puede ver más claro que el agua.(O)