Comenzó la colocación de la piedra en las aceras ampliadas de la calle Quito. FOTO W.C. LA GACETA

Una de las aspiraciones del contratista es entregar la obra antes del plazo establecido, en este marco este martes inició con la ubicación de la piedra en la ampliación de las veredas de la calle Quito, asimismo hizo un pedido para que no se estacionen los carros sobre la acera, hecho que viene ocurriendo los fines de semana.

Uno vez realizada la obra de la elaboración de los bordillos que permite la ampliación de las veredas de la calle Quito entre la Guayaquil y las Hermanas Páez, por parte del contratista responsable, a través de un grupo de trabajadores inició la colocación de la piedra en la acera.

En un recorrido efectuado por la calle Quito por este rotativo observamos los trabajos de la colocación de la piedra en la acera, actividad que empezaron por la esquina de la Guayaquil  hacia el Sur.

José Singaucho, contratista de la obra, informó que los trabajos de la piedra en la vereda de la calle Quito iniciaron ayer, apuntó que el material que está siendo ubicada se conoce con el nombre de piedra busariada, que es el trabajo más demorado por el cuidado a tener a ello se suma el caminar de la gente, el tránsito de los vehículos que no permiten realizar los trabajos con normalidad; sin embargo dijo que la obra será entregada dentro del plazo establecido  en el contrato, del cual le restan más de dos meses.

Recordó que según diálogos mantenidos con el profesional responsable de la elaboración del proyecto, la piedra que está siendo utilizada en las aceras de la calle Quito son de  dos colores; manifestó  el profesional que con la ubicación de la piedra la acera queda lista para el normal caminar de los peatones, a ello se suma el arreglo de algunas fallas.

Singaucho, expresó  su preocupación porque los espacios de las veredas ampliadas en la calle Quito, los fines de semana son utilizados para el estacionamiento de vehículos, frente a ello ha ingresado un oficio a la Dirección de Obras Públicas del Municipio para que se controle el mal uso de las aceras, recordó que el parqueo de un carro sobre la piedra instalada puede hacer que la piedra se trice y comience a moverse; por ello el contratista hizo un llamado a las personas a no estacionar los carros sobre la vereda, además que estos espacios son para peatones no para los carros.

Dijo que la aspiración es salir con la obra antes del tiempo establecido, recordó que el costo de los trabajos según el contrato firmado está  en los 101 000 dólares. (I)