La población indignada exige seguridad.

La noche del viernes 6 de agosto, la llegada de un prófugo del CPL a la comunidad, hizo sentir la gravedad de contexto.

La noche del viernes 6 de agosto, la comunidad de Patután entró en pánico, cuando un prófugo del Centro de Privación de Libertad  (CPL), Cotopaxi No.1, amenazó con revolver a una joven de 17 años y le arrebató su celular.

Apolonario Yánez, presidente de la comuna jurídica de Patután (parroquia Eloy Alfaro – Latacunga), dio a conocer que pasaron  momentos de terror; pues primero se habló de un supuesto secuestro.

“La chica no aparecía, sabíamos que un malhechor rondaba”, pensamos lo peor, aseguró Yánez quien se comunicó con miembros de la prensa para que, por medio de las redes sociales se ayude a convocar la ayuda de las autoridades.

Contó que la joven apareció ilesa, pese a que el prófugo le había arrebatado su celular, “pero no hay que esperar que hayan muertos, heridos para que tomen acciones, vivimos en tremenda  inseguridad”, reclamó.

La joven de 17 años de edad,  habría sido interceptada mientras la caminaba con su hermana de 12 años de edad. El delincuente la amenazó y le sustrajo el celular mientras forcejeaba para llevársela; su hermana menor alcanzó a huir para timbrar la alarma comunitaria.

En la noche centenares de habitantes con palos, piedras, incluso machetes, marcharon en señal de protesta. Llamaron a las autoridades a realizar acciones reales con respecto al CPL.

Gracias a la intervención oportuna de la comunidad organizada  la adolescente quedó libre. Pero el hecho violento impide que los lugareños duerman en paz.

Delia Muso, quien vive en el barrio La Calera, aledaño al sector Patután comenta como la tranquilidad de esfumó desde la fuga masiva ocurrida a mediados de julio.

“Se debe tomar cartas en el asunto. Así no se puede vivir”, dijo la mujer.