Se reunió la Mesa de Seguridad Provincial encabezada por el Gobernador de Cotopaxi, las conclusiones no extrañaron a nadie. El nivel de hechos violentos crece cada día sin control.

Es importante que las autoridades reconozcan la situación real de inseguridad de la provincia, pues durante los últimos años, los informes policiales lejos de reconocer la brutal escalada de violencia que se ha ido experimentando año a año, se dedicaban a leer cifras comparativas que siempre marcaban indicadores a la baja, mientras la ciudadanía veía que pasaba todo lo contrario.

Sincerar las cifras, es fundamental para tomar medidas correctivas acordes con esta arremetida de la delincuencia que se ha ido apoderando de la provincia frente al escaso nivel de respuesta de las autoridades competentes.

Definitivamente la presencia del centro carcelario cambió la vida de nuestra provincia, lejos de convertirse en un polo para el desarrollo del comercio local, se convirtió en una sentencia a cadena perpetua para todos los sectores aledaños sin contar con la presencia de extraños pertenecientes a bandas delictivas que rondan a toda hora esta comarca haciendo de las suyas.

La unidad provincial para exigir se respeten nuestros derechos será la única salida para cambiar el estado de cosas.