En esta última semana hemos sido testigos de la delincuencia imparable que hace de las suyas; a mediados de esta semana recibimos el mensaje de una de nuestras colaboradoras contándonos que en la plazoleta de Santo Domingo, al frente de las Bethlemitas le habían abierto el vehículo y robado todo lo que tenía adentro, esto me parece que fue miércoles, el día jueves en horas de la noche subíamos por la General Maldonado cerca de llegar a la calle Quito y una multitud de gente se encontraba indignada porque a todos los vehículos que estaban parqueados en esta calle les habían robado los radios y demás pertenecías que se encontraban adentro, no estamos hablando de uno o dos eran varias las víctimas de este robo masivo, según contaba uno de los perjudicados, el parqueadero donde siempre dejaban sus vehículos, para ir en la noche a estudiar en el Vicente León, estaba cerrado y por tal motivo dejaron sus carros en la General Maldonado, sin imaginarse que les iba o ocurrir semejante robo.
Este es el panorama actual de nuestra ciudad, es una urbe invadida de delincuentes, a toda hora se presentan ilícitos que en su mayoría no son denunciados, porque los ciudadanos mencionan que para qué van ha hacerlo si por robos menores en los que ni siquiera hay cárcel.
Sin duda que la falta de uniformados es preocupante, todos en esta ciudad se quejan de lo mismo, cuando trajeron el reclusorio de máxima seguridad nos ofrecieron maravillas, pero resulta que en la vida real, estamos completamente abandonados y a la buena de Dios.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis − ocho =