Familiares y amigos solicitaban justicia para las chicas.Foto: J.P./La Gaceta

Los padres de dos jóvenes exestudiantes de una institución militar de Latacunga aseguran que sus hijas, habrían sufrido violencia sexual por parte de un instructor.

“Adel” (nombre protegido), llegó de la Costa cuando tenía 18 años, su propósito era estudiar en una institución militar de Latacunga, cumplía con normalidad su formación, hasta que un evento truncó sus sueños; habría sufrido una agresión sexual por parte de su instructor.
De acuerdo al padre de la joven, Clemente Vicuña, la supuesta agresión ocurrió hace un año, desde entonces la familia viene exigiendo a las autoridades de la Función Judicial que se haga justicia.
Vicuña comentó que su hija que actualmente tiene 20 años, padece una afectación psicológica que no logra superar, pese al apoyo que le brindó la familia. Dejó de estudiar en la institución militar, para empezar la carrera en Derecho.
“Me dijo mami, quiero ser Abogada para defender a todas las chicas que como yo sufrieron violencia”, contó su madre Silvia Orozco, quien sin contener los sollozos, exigió que el caso de su hija se haga justicia, pues ya habrían otros antecedentes de supuestas violaciones con el mismo agresor.
“Maribel” (nombre protegido), hija de Juan Santo, que también tiene 20 años, habría sido violentada sexualmente por el mismo implicado. La familia Santo también inició un proceso en el sistema judicial, con el siguiente resultado; el supuesto agresor, fue declarado inocente y puesto en libertad. Esto, tras cinco meses de prisión preventiva.
De acuerdo a los familiares de las supuestas víctimas, el instructor acusado, no fue apartado de la institución militar, sólo fue removido a otra provincia.
Un aproximado de 25 personas entre familiares y amigos de las supuestas víctimas, permanecían en las afueras del Complejo Judicial de Latacunga, con pancartas de apoyo. A la par, solicitaban que los jueces actúen con libertad en el proceso. Convocaron a la prensa para visibilizar a través de los medios la situación que estaban pasando.
¿Qué dice la defensa?
El abogado del supuesto agresor, Rafael Herrera, aseguró que hay “una serie de inconsistencias en toda la información recabada por la Fiscalía, todos esos argumentos los esgrimimos”.
Acusó que hay falta de “credibilidad” por la parte acusante, debido a que hubo contradicciones en las declaraciones, primero en los testimonios anticipados y los que se vertieron después.
Habría inconsistencias en otras temáticas importantes, “se citó fechas en que mi representado nunca estuvo en la escuela, que se apuntó con una pistola; mi representado es instructor de guardia, se estableció que los instructores de guardia realicen la vigilancia sin armas”.
Herrera citó a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, cuando establece que la sanción condenatoria para los supuestos implicados y dejar de lado el principio de presunción de inocencia debe existir prueba plena.
El abogado defensor cuestionó que los familiares y allegados de las supuestas víctimas hayan convocado a través de las redes sociales, “quieren volver el caso mediático”, afirmó.
El veredicto
La audiencia para determinar la culpabilidad o inocencia del supuesto agresor se realizó la mañana del martes 23 de julio del 2019 en el Complejo Judicial de Latacunga desde las 08:00. Se levantó para un receso, se instaló nuevamente después de las 14:30. Más tarde se suspendió la audiencia para retomarla el próximo miércoles 31 de julio a las 08:15. Ahí se conocerá si el acusado es o no inocente.(I)