Hasta el 2011, el 12 de octubre era llamado como el Día de la Raza, pero el nombre fue modificado para darle un nuevo significado a una fecha controversial de la historia latinoamericana, ahora se le denomina el Día de la Interculturalidad y Plurinacionalidad.
Existe una gran variedad de etnias o grupos humanos establecidos en las diferentes regiones del Ecuador que conservan sus costumbres, tradiciones, vestimenta y actividades; a las que se incorporan nuevas identidades culturales producto de la migración y de la globalización. De acuerdo con el último censo nacional (2010), Ecuador tiene un 40% de población indígena, agrupada en 14 nacionalidades y 19 pueblos. Según reconoce la Constitución, es interés del Ecuador promover el diálogo entre culturas y fortalecer la unidad nacional.
En Cotopaxi, los desencuentros son muchos, con una larga historia de inequidades e injusticias, nuestros pueblos ancestrales fueron sometidos primero por el imperio Inca y luego por los codiciosos conquistadores ibéricos; lastimosamente, en esta historia poco grata, muchos caciques jugaron papel preponderante al mantener privilegios para ellos en detrimento de los suyos.
En la actualidad, las tensiones urbano – rurales son fuertes, y la presencia creciente de migrantes latinos (venezolanos, colombianos, peruanos, entre otros) ha agravado la situación, especialmente por razones laborales, que han ahondado las difíciles condiciones de vida esencialmente de los sectores vinculados con la economía informal. Ha empezado a presentarse síntomas peligrosos de xenofobia que producen actitudes de intolerancia y violencia.
Frente a estas nuevas dinámicas de la sociedad, se requiere mayores esfuerzos para garantizar que las relaciones interculturales se basen en el respeto a la diversidad, sabemos que no es un asunto exento de conflictos. La interculturalidad es un proceso de comunicación e interacción entre personas y grupos con identidades culturales específicas, donde no se permite que las ideas y acciones individuales estén por encima del otro. Se debe favorecer en todo momento el diálogo, la concertación y, con ello, la integración y convivencia enriquecida entre culturas.
No permitamos que aquello aprobado en la Constitución quede en letra muerta, nuestros esfuerzos deben ir encaminados a evitar que el individualismo y el egoísmo destruyan la esencia de una sociedad con diversas culturas y saberes. Si queremos tener una vida digna, es necesario construir día a día un Estado de paz y justicia y eso se alcanza en tanto en cuanto sepamos promover el diálogo entre distintos para entendernos y comprendernos.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × 1 =