Resulta ser que, en el anterior gobierno si a alguien se le ocurría realizar algún tipo de manifestación o protesta callejera o de cualquier tipo, no solamente que se lo señalaba como subversivo, guerrillero, incitador al desorden, sino que también terminaba pagando en la cárcel como un delincuente común, pues así lo vivieron muchos compatriotas que protestaron y en muchos casos hasta hace poco seguían tras las rejas como criminales y varios de ellos no salen hasta el día de hoy.
Irónicamente y a pesar de tanta restricción y señalamiento de que las manifestaciones eran anticonstitucionales, como las calificó el anterior mandatario, hoy resulta que su máximo coideario y brazo derecho, ha venido a esta tierra para organizar movilizaciones, en su discurso está llamando a la rebeldía y a cerrar carreteras, para protestar; una situación que ha causado mucha risa por un lado y por otro, una indignación tremenda por el doble discurso, como ellos lo llaman a todo lo que era oposición.
Sin duda que, con ese tipo de gobernantes de izquierda, queda comprobado, que el baile y el discurso es de acuerdo a las circunstancias y nada más, las contradicciones son la mejor radiografía para saber cuál es el verdadero propósito de estos supuestos salvadores de la Patria.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 − 11 =