En la ciudad de San Francisco de Quito, el día 31 de enero de 2022, falleció la Doctora Isabel Robalino Bolle, ilustre ciudadana ecuatoriana que realzó su investidura de doctora en jurisprudencia y abogada de los Tribunales de Justicia del país. Isabel Robalino Bolle, obtiene su título profesional de doctora en Jurisprudencia y Abogada en 1944, en la gloriosa Universidad Central del Ecuador y en su Facultad de Jurisprudencia, Ciencias Políticas y Sociales, convirtiéndose en la primera mujer graduada de Doctora y Abogada de la Republica. Físicamente se ha ido, -su ausencia nos ha consternado-, pero su fructífera vida terrenal, nos hace afirmar -que sigue aquí- y estará siempre, a través de su ejemplar vida de permanente servicio social.
Luego de dos años de ejercicio profesional dedicado siempre a las mejores causas sociales y de reivindicación de derechos, fue electa concejal del –en ese entonces- ilustre Municipio de Quito. Se convirtió –de esta manera- en la primera mujer en ejercer dicha representación de los quiteños. Hizo una excelente gestión pública municipal en beneficio de la ciudad y el cantón Quito, esto sirvió para que las organizaciones sociales y de trabajadores la postulen y pase a ser la -primera senadora- de la historia política del Ecuador. La academia -con su Universidad Central- y su Facultad de Jurisprudencia, Ciencias Políticas y Sociales, conto con su valioso aporte en calidad de docente en el ámbito de su especialidad el derecho social y laboral.
Isabel Robalino Bolle, fue pionera en muchas cosas -que ahora a raíz de su muerte- resaltaran más en la conciencia de los ecuatorianos. Rompió con una serie interminable de actitudes sociales que limitaban a la mujer y decidió demostrar que muchas de las actividades destinadas solo para los hombres, podían ser cabalmente desarrolladas por las mujeres, se ganó el respeto y la consideración de los grupos políticos-partidistas en el Concejo Municipal de Quito y luego en la Cámara del Senado, logrando hacer conciencia y abriendo la ruta para que más mujeres sigan ese itinerario por ella trazado. Su lucha –la que recorrió Isabel Robalino Bolle- ha dado positivos resultados y hoy tenemos -en buena hora- muchísimas mujeres que en igualdad de condiciones ocupan con responsabilidad, preparación y capacidad cargos en la administración pública y en la privada, actividades que hasta hace poco eran solo masculinas.
Luchó denodadamente por la defensa de hombres y mujeres trabajadores, fue abanderada de la democracia y combatió siempre la corrupción y cualquier forma de discriminación -lo hizo con integridad y probidad-. Varios gobiernos en su turno- solicitaron su idónea presencia en comisiones especiales de restauración democrática y de la institucionalidad. Creo junto a otros distinguidos ecuatorianos la Fundación de Estudios Sociales –FESO- un verdadero laboratorio de los estudios sociales y de sus soluciones. Junto a ilustres ciudadanos como Pedro Velasco Ibarra, Luis Alfonso Ortiz Bilbao y el sacerdote Inocencio Jácome, ente otros, fundo la Central Ecuatoriana de Obreros Católicos, actualmente conocida como CEDOC-CLAT. Su entrega por los más necesitados constituye el mayor legado que deja la doctora Isabel Robalino Bolle como digno ejemplo para la mujer y para la sociedad ecuatoriana en general.
Sus profundas preocupaciones y su convicción estuvieron siempre enfocadas a la lucha porque se respeten los derechos de la gente y de la mujer en particular. Se la recordará como una distinguida jurista, académica y pedagoga, maestra de juventudes y benefactora, una verdadera cientista social, constituye -sin duda alguna- un gran ejemplo a seguir, esa será la mejor forma de honrar su memoria. Descanse en Paz doctora Isabel Robalino Bolle cumplió en vida. (O)