Los ejercicios de defensa personal ayudan a evitar la agresión física. (Foto cortesía).

Frente a los casos de violencia se fortalece el club de artes marciales, un mecanismo que permite la autodefensa ante cualquier situación; está orientado por un joven universitario y dirigido tanto a hombres como mujeres.

Hace un año Erick Recalde, tuvo la iniciativa de crear un club de artes marciales en la Universidad Técnica de Cotopaxi, el cual fue apoyado por el Director de Cultura Física y aprobado por las autoridades universitarias.  

No sólo se trata de que sea una práctica deportiva, sino que las personas sepan qué hacer cuando son amedrentadas por delincuentes y en este caso las mujeres y hombres que salen de la institución de educación superior a altas horas de la noche permitiéndoles la autodefensa ante cualquier situación.  

Actualmente son 15 de ellos 4 mujeres, 11 hombres en menor cuantía el género femenino, por ello que el joven de 29 años hace la invitación a que asistan a las clases para que pueda defenderse y evitar la violencia de género.

Para este ciclo solo se apertura los viernes de 14:00 a 16:00, para los universitarios, los cursos son gratuitos y para la gente externa el valor es de 30 dólares mensuales.

La violencia no mide género ni nacionalidad y puede estar presente tanto dentro como fuera de casa, comentó Recalde.

En el arte marcial japonés denominado Jiu-jitsu abarca una variedad amplia de sistemas de combate modernos basados en la defensa “sin armas” de uno o más agresores tanto armados como desarmados.

Las técnicas aplicadas son las básicas que incluyen principalmente luxaciones articulares, y además golpes, patadas, rodillazos, esquivas, empujones, proyecciones, derribos, estrangulamientos, arrestos, incluso elaboración de esposas con los pasadores de los zapatos.

Previo a la aplicación del ejercicio se hace un calentamiento general. A decir del joven, dentro del arte marcial también se aplica los puntos de presión, es decir si un acosador abraza especialmente a una chica y no le quiere soltar es donde se puede aplicar esta técnica permitiéndole separarse la víctima.

Para poder ser parte del club es necesario llenar un formulario con los datos generales y que le proporciona la Dirección de Cultura Física que está a cargo de Luis López.

El curso se dicta en la UTC en la sala de estimulación temprana y pueden asistir desde los 5 años en adelante no existe límite de edad, es preciso acudir con un calentador o pantaloneta, un hidrante y una toalla.

Erick es el único instructor, quien comenzó con el Karate desde los 10 años, actualmente tiene 19 años de experiencia, le instruyó el sensei Jorge Troya quien es presidente de la Organización Internacional Ronin Ryu de Ecuador. Comenzó a entrenar primero en Quito luego en otras ciudades.

Posteriormente le interesó el Jiu-jitsu que es muy diferente al Karate esto le ha dado la oportunidad de participar a nivel internacional en Colombia, Estados Unidos, y Alemania, en este último país, en Hannover se creó un club y la extensión está en Latacunga, cuyo objetivo es que existan jóvenes tanto hombres como mujeres que puedan representar a la universidad como al país.

Beneficios

La práctica de este deporte beneficia mucho al cardio, quita el estrés, permite salir del estado de confort, mejora la circulación de la sangre, ayuda a tonificar el cuerpo, mejorar las habilidades y destrezas, facilita tener mejor reflejos y ayuda para que el temperamento se equilibre y sea más tranquilo. (I)