Este distinguido cotopaxense nació en  Pujilí, uno de los siete cantones de la provincia de Cotopaxi un 20 de julio de 1930. Su educación secundaria la recibe en el Colegio San Luis; sus inicios filosóficos los recibió en el Seminario Mayor San José con sede en la ciudad de Quito. Posteriormente encontramos que el futuro Obispo de Latacunga y Arzobispo de Portoviejo, efectúa estudios de Teología, Derecho Canónico y Ciencias Sociales en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma-Italia. Fue el segundo Obispo de la Diócesis de Latacunga.

Todos lo recordamos como un sacerdote entregado al servicio de la colectividad, vinculado directamente a solucionar los diversos problemas de las comunidades indígenas y campesinas, a las que brindó confianza,  iniciando un programa de construcción de infraestructura rural a la que denominó ‘Casas Campesinas’, una de estas casas funciona con éxito en su ciudad natal; vigorizó la presencia del idioma ancestral indígena -el kichwa-, requiriendo de los sacerdotes de la Diócesis y voluntarios su preparación en su conocimiento y práctica. Adquirió la radio-emisora Latacunga para ponerla al servicio de las comunidades más alejadas de la geografía provincial. Fue parte de la Comité ecuatoriano encargado de recibir al Papa Juan Pablo II.

José Mario Ruiz Navas se ordenó como sacerdote en la ciudad de Roma-Italia el 17 de abril de 1954, fue designado secretario del Cardenal Carlos María de la Torre y en esa condición  lo acompañó al Cónclave de Cardenales que elegiría como Papa a Juan XXIII. Participó también en el Concilio Vaticano II. A partir del 12 de enero de 1969 fue  Obispo de Latacunga, con jurisdicción en toda la provincia de Cotopaxi, actividad pastoral que la desarrolló por 21 años. La Santa Sede designó a Monseñor Ruiz Navas como el Sexto Obispo de Portoviejo, con jurisdicción en toda la provincia de Manabí desde el 8 de diciembre de 1989. Ya en funciones en la Diócesis  de Portoviejo, su trabajo se destaca en la creación de atención a los jóvenes,  la formación de talleres artesanales, instauración de dispensarios médicos y botiquines comunitarios, así como de programas de saneamiento ambiental y de defensa de los derechos de las mujeres, sin descuidar la formación de jóvenes con vocación sacerdotal.

Con sobra de méritos fue elegido Presidente de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana, luego de haber servido al Episcopado en otras importantes funciones. La preparación académica y religiosa de José Mario Ruiz Navas era de tal amplitud y consistencia que era el más serio candidato para ocupar el cargo de Cardenal del Ecuador, que con el fallecimiento de Monseñor Bernardino Echeverría Ruiz había quedado vacante.  José Mario Ruiz Navas fue doctor  en Ciencias Sociales, graduado en la Universidad de Roma-Italia con las más distinguidas calificaciones y con una tesis que luego fue publicada por la Casa de la Cultura Ecuatoriana, el título de la obra es,  ‘Hacia la formación del Concepto de Seguridad Social’. Tenía una Licenciatura (doctorado) en Teología y en Derecho Canónico. Fue profesor en varias universidades  nacionales e internacionales. Por su preparación fue permanentemente consultado en las más altas esferas del Vaticano. Dotado de una gran elocuencia, claridad y capacidad  oratoria para decir sus homilías, mantenía la atención de sus feligreses, que le escuchaban con suma atención, curiosidad y respeto.

Los homenajes deben hacerse en vida a ilustres ciudadanos, como es el caso del doctor José Mario Ruiz Navas. Personalmente cumplí, porque en vida a José Mario lo cité y recordé permanentemente en mis diarias clases de Seguros Públicos tanto en la Pontificia Universidad Católica, como en la Universidad Central del Ecuador. Su obra ‘Hacia la Formación del Concepto de Seguridad Social’ constituye el más completo análisis sistemático desde las primeras formas de protección que tuvo la humanidad, hasta llegar a las representaciones más avanzadas de hacer seguridad social en los Estados Modernos. (O)