En la iglesia de La Catedral, se celebró la eucarística de clausura del año jubilar. (Foto cortesía).

La mañana de ayer en la iglesia de La Catedral, la Compañía de las Hijas de la Caridad, realizó la celebración eucarística de clausura de los 400 años del  carisma Vicentino, un evento al que asistieron los estudiantes de la Unidad Educativa “La Inmaculada” y los adultos mayores del asilo de ancianos Instituto Estupiñán”.

San Vicente de Paúl y Santa Luisa de Marillac, son los fundadores de la Compañía de las Hijas de la Caridad, quienes regentan el Asilo y la Unidad Educativa. Su trabajo está enfocado al servicio al más necesitado y lo demuestran con obras sociales. La apertura del año jubilar fue en diciembre del 2016 y en este 2017 lo clausuraron con una misa.

La ceremonia eucarística la presidió Mons. Giovanni Paz, obispo de Latacunga, acompañado de otros sacerdotes. Con cantos y oraciones se dio inicio a la actividad. El Obispo destacó que son 400 años de vida y preocupación por los pobres.

Hizo énfasis en que desde que empezó el cristianismo, los primeros creyentes se preocuparon de las viudas y de los huérfanos, que en aquella época eran los más necesitados y ese fue el origen del carisma que lo dio Jesús.

Pidió a los asistentes que hoy la mayor necesidad en el mundo es la paz, “es necesario construir la paz, empezando desde los hogares”. Según el Obispo, apenas el 17% de la población en el mundo conoce a Jesús.

Sor Mónica Güilcaso, directora del asilo Instituto Estupiñán, dijo sentir cierta satisfacción porque ser parte de la Compañía de las Hijas de la Caridad, “es una gran bendición al ser parte de la Iglesia, con el carisma de servicio a los más necesitados. San Vicente de Paúl fue un hombre de oración y acción”.

“Aviva en nosotros la llama del carisma desde hace 400 años; anima nuestra vida misionera”, expresó el Obispo y culminó la celebración con la bendición e invitó a seguir trabajando por la obra social y preocuparse por el prójimo. (I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diez − 8 =