La deuda del estado al IESS

0
249

El sistema de aseguramiento social que administra el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, corresponde al creado en Alemania por el canciller Otto Von Bismarck, al que lo denominó “Seguro Social Obligatorio” en beneficio de los trabajadores asalariados. Se instaura en Alemania para proteger  a las personas frente a lo que hoy se denominan “contingencias sociales”, tales como la enfermedad, maternidad, invalidez, vejez, muerte, cesantía, discapacidad y otros. Como el aporte del trabajador no alcanzaba para sostener el sistema correspondió la obligación de compartir el aporte a los empleadores y posteriormente a partir de 1942 -en el Ecuador- la obligación de “contribuir” del Estado con el 40% de cada pensión jubilar, creando un sistema tripartito: Empleadores, Trabajadores Af. Activos y Pasivos) y el Estado (Ejecutivo). La Ley Fundamental de la República señala que la seguridad social  es un derecho irrenunciable de todas las personas, y que es deber y responsabilidad primordial del Estado. En consecuencia el sistema de seguridad social en Ecuador es público y universal y no puede privatizarse-mandato constitucional-. Los valores  que en calidad de aportes y las contribuciones que por ley debe obligatoriamente el Estado al IESS deben ser cancelados anualmente de manera regular y constarán anualmente en el Presupuesto General del Estado. Se creó el Banco del IESS para que efectúe inversiones del dinero de los afiliados y jubilados, buscando seguridad y la mayor  rentabilidad para que con esa rentabilidad se paguen las pensiones y se las mejore.

Sin embargo, han pasado 98 años 1923-2021 y la vigencia de la seguridad social se encuentra en graves problemas, según expertos en el tema  el Estado le debe al actual  IESS mucho más de USD 20 000 millones, sin sumar  el dinero entregado como inversión en bonos de Estado, que se estima están por sobre los USD 9000 millones. Se entiende que esta deuda se ha ido acumulando a partir de 1951, conforme lo  detalla un  documento de la organización de jubilados (70 años de  deuda, 1951-2021). Cabe señalar que tampoco consta la altísima deuda del Estado al IESS por reconocimiento del Déficit Actuarial que se estima sobrepasaría los USD 10 000 millones. Recordemos que en el 2007 se estableció una deuda del Estado por USD 3400 millones, pero con una maniobra dispuesta desde el Ejecutivo se licuó dicha deuda y se pagó únicamente USD 888.3 millones. Del 2008 al 2010 la deuda del Estado era de USD 858.4 millones solo por contribución del 40% para el pago de pensiones; en estos rubros no está incluido la altísima deuda de salud. Desde el 1 de abril de 2010 al 31 de marzo de 2012 el Estado le debía al IESS USD 1480.6 millones por la contribución del 40% para el pago de pensiones, pero está incluida la deuda de salud. Desde el  2012 hasta 2020 el estado  le debía al IESS USD 7062 millones (dato del Presidente del Consejo Directivo,  Jorge Wated R). Desde el 2019 a diciembre de 2020 el Estado le debe al IESS USD 1502.7 millones . Desde enero a abril  de 2021 el Estado le debe al IESS USD 640 millones. Por atenciones médicas el Seguro Social Campesino le debe al IESS USD 1500  millones. La Mora Patronal  establecida en 2020 se estima en más de USD 1500 millones.

Se podría afirmar que ni el ejecutivo, ni los empleadores podrían ser parte del máximo órgano de gobierno del IESS, pues son morosos y en esa condición, la Superintendencia de Bancos no debería calificar a los candidatos de esos sectores para que integren el Consejo Directivo, mientras subsista la mora. No sacamos nada si solo se busca un  nuevo marco legal para  la seguridad social. Debe haber  la voluntad de pagarle al IESS lo adeudado por el Estado -seguir haciéndolo puntualmente-, así como la decisión de no seguir tomándose dinero  de los trabajadores. Los propósitos deben dirigirse  a encontrar diseños que permitan, al margen de la oposición Estado-Empleadores, soluciones eficientes desde el punto esencial de lo social con sustento económico-actuarial, de manera que la seguridad social administrada por el IESS pueda sostener en el tiempo el pago de pensiones, prestaciones y servicios. (O)