Juana Medina trabaja como secretaria en Apdico de lunes a viernes. FOTO M.S. LA GACETA

Juana Medina cuando tenía 14 años fue intervenida quirúrgicamente por una infección en la columna, lo que le dejó una discapacidad, pese a ser discriminada salió adelante y pudo ubicarse como secretaria en la Asociación de Personas con Discapacidad de Cotopaxi (Apdico) que en lista pertenecen 170 miembros.

 “Juanita”, como la tratan de cariño, recuerda que en aquel entonces cursaba cuarto curso en la actual Unidad Educativa Victoria Vásconez Cuvi y seguía Químico Biólogo, su vocación era ser enfermera; sin embargo abandonó su sueño porque de algún modo sufría discriminación por parte de sus compañeras “me dejaban aislada y nadie comprendía mi situación, en los recreos pasaba sola y prefería quedarme en el aula”, expresa.

Afortunamente tuvo el apoyo de su padre Hugo Medina y de su familia quienes le ayudaron a seguir adelante, decidió laborar y donde más lo hacía era en el Consejo Nacional Electoral, pero por meses, luego de ello y por la dificultad de no poder conseguir un trabajo estable decidió ponerse un negocio.

Pero a raíz de que se casó quedó embarazada y tuvo que mantener reposo. Juana recuerda que hacía rehabilitación en el Seguro Social donde conoció a Fernando su esposo entablaron una bonita amistad y contrajeron matrimonio, hoy tienen 20 años de casados y tuvieron dos hijas Fernanda de 19 años y Paula Camila de 14 años.

No obstante cuando crecieron sus hijas necesitada distraerse en algo y a través del Servicio de Integración Laboral de Personas con Discapacidad (SIL), de la Federación Nacional de Ecuatorianos con Discapacidad Física (Fenedif) que consiguió convenios con empresas pudo ubicarse como secretaria en la Asociación de Personas con Discapacidad de Cotopaxi (Apdico), a la que en lista pertenecen 170 miembros.

Desde este espacio organiza las sesiones, archiva papeles, realiza y entrega oficios “no era mi fuerte pero lo hago con gusto” y tiene cinco años dentro de la institución, trabaja desde las 08:30 hasta las 17:00 de lunes a viernes.

En ocasiones el trabajo se complica ya que se quiere que vaya a sitios no accesibles o busque proformas “me toca estar de local en local”, pese a tener un 90% de discapacidad física lo cumple al 100% y por ende en las vías se topa con toda clase de personas ya sea “descomedida” o muy amable que le ayuda a transitar, incluso con las barreras arquitectónicas más de una vez se ha librado de tener accidentes.

Tiene 49 años y no se complica para nada, en la  mañana se despierta a las 05:45 para preparar el desayuno para su hija mientras hace eso cocina los alimentos para que pueda almorzar “Yo hago las cosas normalmente, barro, cocino, plancho, tiendo la cama, lo único que no hago es colgar la ropa”, incluso dice que hace las compras sola en el supermercado “hay que luchar y a la vida como se la presente hay que vivirla y saberla disfrutar, hay momentos difíciles pero también agradables y depende de cada uno de nosotros como afrontarlo”.  (I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × 3 =