Desde la naturaleza, los turistas podrán disfrutar de nuevas opciones. FOTO M.S. LA GACETA

Con el fin de propiciar y estimular el turismo, la “Granja del abuelo” es una propuesta de dos latacungueños, quienes en la propiedad de su padre, ubican un área demostrativa, de todas las actividades productivas que desarrollan, tanto en el cultivo de flores, hortalizas y crianza de los animales, un proyecto de varias etapas que se seguirán implementando y oficialmente lo abrirán a finales de enero.  

A 5.5 km, de Latacunga, a tan solo ocho minutos está la “Granja del abuelo”, que tiene más de 37 años. Actualmente y por iniciativa de dos hermanos y por las ocurrencias de sus hijos, decidieron abrir un segmento en la propiedad de su padre.

La intención es poder brindar a las familias, un espacio de recreación y a la vez que sea educativo y diferente a los que hay en la ciudad, para que  puedan interactuar con la naturaleza y con todo lo que lo que se produce en ella, explicó Paulina Coronel, coordinadora.

Son nueve hectáreas las que conforman la propiedad, de las cuales, cuatro están destinadas para la visita y de ellas, hay un área para los animales de la granja,  proporcionando a los niños, niñas y personas adultas, que puedan conocer el proceso de vida que tienen estos seres vivos. En este espacio podrán alimentarlos, pasearse con los que sea posible hacerlo, incluso podrán ordeñar a las vacas y dar el biberón a los terneros.

Hay conejos, cuyes, cerdos, caballos, un burro, alpacas, llamas, patos, gallinas, chivos,  pollos, borregos, chanchos, incluso hay un panal de abejas que proveen miel a lo natural. De la misma forma, hay un área para las plantas, que permite al invitado conocer el proceso de siembra y cosecha.  Paulina Coronel considera que ahora la tendencia, es que no se pierda el espacio de cultivo agrícola que está alrededor de las ciudades y con ello quieren incentivar, para que exista un cinturón agroproductivo y por ende, que sepan la importancia de consumir los alimentos orgánicos.

El sendero hacia el río que nace del Salayambo, es otra propuesta para  las personas que quieran caminar y disfrutar de la naturaleza. El proyecto lo empezaron en agosto con un campamento vacacional del grupo scout y entre un mes y medio trabajaron todos los días, teniendo buena acogida.

A partir de eso se motivaron más, para abrir el espacio los fines de semana y feriados, para facilitar las visitas escolares y familiares, así como también las fiestas infantiles. Esta granja fue expuesta en la Expo Cotopaxi en miniatura, demostrando sus bondades y está abierta de 10:00 a 17:00.

Junto a los invernaderos se habilitará un parque exclusivo para mascotas, en el que estarán instalados resbaladeras, toboganes y circuitos de salto entre otros. Posteriormente se abrirá la “tienda del abuelo”, donde se expenderá todo lo que producen, como la miel de abeja, hortalizas, el condimento orgánico compuesto por orégano, tomillo, albahaca, apio, perejil, culantro y mermelada casera.

En vehículo pueden llegar en ocho minutos o a su vez, se puede tomar la línea de bus Sultana de Cotopaxi, a Saragocín.

Costos

Entre semana, previa reservación, el ingreso es de 2,50 para niños y 3 dólares para adultos. (I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete − cuatro =