La experiencia es ambientada en el sitio original. Foto. Cortesía/ A.C.

Con nuevas propuestas, el turismo local, comienza a reactivarse.

‘Harika: Tradición Mashca’ es el emprendimiento turístico, de Adrián Cruz, un joven que desciende de las familias que por generaciones se dedicaron a la elaboración de Máchica (harina de cebada), el barrio brazales de la parroquia Eloy Alfaro.

La historia de trabajo, de centenares de latacungueños de los barrios Brazales y San Felipe, se cuenta en el pequeño y rústico cuarto, donde acomodado en una esquina, un tiesto tiznado por hollín, cuenta por sí solo, su trascendencia en el tiempo.

“El tiesto de mis abuelos”, fue como Adrián, bautizó a este emprendimiento, pues fue, gracias a su abuela, Gloria Vaca Álvarez, que heredó el amor a una tradición, que lucha por sobrevivir.  En este pequeño espacio, es donde la gente puede comprender, porque los latacungueños son conocidos como “mashcas” en todo el país.

Adrián aún no se recupera de la pérdida que generó los meses de confinamiento por la emergencia sanitaria; considera que la única manera de reactivar el turismo local, es innovando. Por ello, al recorrido por los tiestos donde se tuesta la cebada, al calor de los leños, se implementó una pequeña caminata a un sendero arbolado donde se comparten tertulias alrededor de una fogata.

Además de la degustación de los productos derivados de la Máchica, como: colada, galletas, licor suave (Mashcazo) entre otras creaciones que permiten la versatilidad de un producto, recomendado por los nutricionistas como uno de los más completos a nivel alimenticio.

Para ingresar a este espacio turístico, no hay que cancelar valor alguno; el visitante puede adquirir cualquiera de los productos que se ofrecen.

Tras concluir la emergencia sanitaria, ‘Harika: Tradición Mashca’, se abrió, nuevamente, al público, la primera experiencia fue el sábado 26 de septiembre; un grupo reducido de escritores, poetas y personas que gustan de la literatura de Tungurahua y Cotopaxi, visitaron el lugar.

“Nos estamos vinculando con el arte, la poesía, para que sea un espacio cultural, que ofrezca algo novedoso al visitante”, aseguró Adrián.

A la tertulia literaria asistió, Danilo Martínez, uno de los líderes del colectivo, Relatos Enlatados de la capital cotopaxense, quien aseguró haber disfrutado la experiencia al máximo, sobre todo el haber conocido más de la identidad de los latacungueños.

“Con estos emprendimientos, nosotros los cotopaxenses podemos mostrarle al mundo que tenemos bastante historia, conocimiento ancestral, unificarnos y sacar adelante estos emprendimientos”, comentó Danilo.  (I)