Hace más de una década se logró forjar un proyecto llamado Changarrito Ardilla, cuyo fin era la búsqueda de talentos en las áreas culturales, pero también en la cuestión de emprendedores. Una iniciativa con la que durante estos años han crecido proyectos que llevan un desarrollo no solo local, sino internacional. El gran significado es que Changarrito se refiere a un local o espacio pequeño (nos referimos a que en la mente crece todo) y la Ardilla denota la libertad con la que uno puede estar en varios lugares.

Así que este proyecto ha colaborado en varios países y al mismo tiempo con el crecimiento personal se forjó en otras como la capacitación, asesorías gubernamentales, niveles académicos e incluso para el escrito de libros que hablan de diferentes temas. Hoy en día, esta Ardilla ha llegado a las aulas para forjar una metodología original desde la Organización de las Naciones Unidas. 

El sello de la Ardilla descubre el comportamiento social sin importar ideologías, etnias y religiones; es por eso que a la hora de interactuar en las aulas uno descubre con qué tipo de gente puede convivir después de egresar o concluir algún nivel o acción de su vida. Algunos pensaban que eran ideas fascistas, neoliberales, socialistas, comunistas o liberales. Pero no fue así, su único objetivo es desarrollar personas pensantes y constructivas para la resolución de problemas.

¿Cómo funciona la Ardilla en las aulas? Bueno, es fácil decir que todo ciudadano tiene acciones y cosas tangibles como moneda de cambio… si tú te portas bien y/o estás con el sistema en orden, recibirás beneficios desde préstamos hasta descuentos en los servicios, pero recuerda que en un sistema no se puede hacer todo solo, necesitamos de terceras personas que pueden hacernos las acciones más fáciles o de plano crear un martirio. Para eso, la Ardilla se gana por acciones de participación, y así podrás usarlas para tu beneficio, por ejemplo: si el alumno tenía ya por encima del nueve de calificación y su ego no lo carcome, y tiene sellos de ardillas, él puede usarlas para elevar su promedio (estatus de vida), cambiarlas (modelo de negocio), regalarlas (altruismo) o sobrevender (corrupción).

Por si fuera poco, estas dinámicas con metodología registrada han encontrado los declives de muchas acciones actuales de las sociedades y lo más remarcado se ve en los gobiernos. Algo que hoy en día no podemos negar es que los factores sociodemográficos son los detonantes de tener países y comunas de gran desarrollo social o de una catarsis constante.  Una idea que surgió por la cuestión del arte en Canadá y Suecia, pero que vio un objetivo a partir de crear perfiles para una sociedad que poco a poco tendrá que sobrevivir a las anomalías que surgen en cada período de la humanidad; y qué más ejemplo que este año 2020…(O)