El uso masivo de la telefonía móvil se ha desarrollado como una actividad que forma parte del género humano, y a veces inclusive de manera indirecta como parte de nuestro cuerpo, por cuanto no podemos convivir sin este tipo de accesorios a todo nivel y sin distinción de territorio, etnia, idioma u otro similar; por lo tanto, es parte ya de la naturaleza de una convivencia social universal.
En este sentido poseer equipos sofisticados o en su defecto primarios de telefonía no distingue de ninguna manera a sector geográfico, porque el alcance de su servicio es general, por lo que el aparecimiento de empresas u operadoras de este servicio permite indudablemente que además de ser una jugoso negocio, sea parte de nuestras existencias por la facilidad de su adquisición y acceso, a pesar de que se denominan concesiones, es decir que el Estado es el dueño del recurso radioeléctrico y que simplemente arrienda estos espacios.
Por lo tanto, los recursos económicos por concepto de servicios en utilizar esta telefonía, la pagamos los usuarios todos los días, que, a pesar de tener regulaciones específicas, así como contempladas en la Ley de Defensa del Consumidor, poco o nada se regula y se controla.
De ahí que, en la experiencia personal, pude establecer que los cobros se generaban en tarifas muy altas y al interrogar y detallar los servicios, provenían de servicios ilógicos y hasta abusivos y que de manera ingenua aceptábamos en las promociones que se nos exhiben en las pantallas de nuestros accesorios, cuando se contempla información no detallada y engañosa.
¿Se entiende que el servicio de roaming es internacional?
Obviamente, entones la preocupación que se advierte es por qué se paga por un servicio en el Ecuador, cuando este tipo de rubros se lo realiza cuando uno se encuentra fuera del país. Así sea por llamadas que puedan provenir del extranjero, cuando evidentemente es otra operadora la que genera estos datos.
Pero, además, ofrecen planes más convenientes cuando tienes un prepago por un valor mucho más alto, pero que nadie explica la pertinencia de servicio y la utilidad del mismo.
Si sales del Ecuador y se contrata servicio de roaming, se entiende que los pagos se efectúan una vez que te conecten los datos; sin embargo, esto no ocurre, se cancelan valores por situaciones no recibidas. Se llama a los ejecutivos y te ofrecen maravillas, sin embargo, nadie controla estas expectativas que casi nunca se cumplen.
¿Se han preocupado por ver los detalles de la factura?
Por lo general no nos preocupamos, solamente pagamos y esperamos conectarnos y disfrutar de la navegación. Cuando viajamos hay zonas en las que nos quedamos sin servicio, porque las antenas no conectan estos sectores; sin embargo, eso no importa, igual debemos cancelar esos rubros.
Y luego de tanto calvario decidimos salir de estas operadoras, lo primero es acercarse a estos representantes, quienes insisten en preguntar la decisión de dejar de contar con este alquiler de concesión, y al final ante la negativa de tanta persuasión, remiten la información a Quito, porque este tipo de peticiones se tramitan de manera centralizada.
Adicionalmente, se debe estar al día en el pago de facturas, caso contrario no se procesa la petición de salida del servicio. No es inmediato el cese de la línea, porque debemos esperar a un representante que en días y horas laborables se conecte y se comunique para analizar el motivo de la decisión.
¿Y si trabajo todo el día?
Ahí se complica una vez más este accionar y siente que someten a los caprichos de una operadora, la que espera al menos dos semanas para generar otra factura, para contactarse y finiquitar la salida del servicio, la que al final, y después de insistir en las ‘bondades’ le lanzan el teléfono y le agreden con su atención, para luego bloquearle y no permitir que otra operadora pueda reemplazar a la anterior.
Le esclavizan con estas actuaciones para luego caer nuevamente en prepago y cambiar con su mismo número a otra empresa telefónica.
¿Y los organismos de control supervisión, sanción o similares?
Imposible reclamarles, difícil demandarles, porque estas empresas inocuas al inicio son dueñas de satélites, empresas de comunicación, canales de televisión y otras corporaciones, que auspician a gobiernos y les tienen de rodillas a sus caprichos.
La soledad de ese asilamiento de telefonía, se parece a una orfandad manifiesta, porque en la actualidad todo se desarrolla desde una perspectiva de comunicación y relación social, porque sin los aparatitos que nos acompañan nos sentimos discapacitados.
Se extraña el teléfono alámbrico, las cabinas y los monederos, las filas para acceder a llamadas, al fin y al cabo, primitivo pero respetuoso de la comunicación.
Porque al final la clonación de datos ha descubierto que el hackeo está al orden del día, donde la privacidad es una quimera, donde los secretos ya no son esos, porque al momento que se descubren dejan a la vista problemas personales que originan afectación inclusive familiar.
Pero, además, no puede estar seguro con estos teléfonos ‘inteligentes’ porque se consideran más falibles y te pueden hasta seguir en tiempo real.
Si bien un gran desarrollo para la humanidad, también es un enorme retroceso en la privacidad.
Expreso mis sentidas condolencias a los familiares del gran amigo y valioso latacungueño Gonzalo Hernán Rengifo Cañas, por su prematuro fallecimiento. Paz en su tumba.(O)