La MAMA NEGRA de noviembre salió luego de su justificado aplazamiento a exhibir todo su esplendor junto a la alegría de los latacungueños; esta fiesta -que se vive con enorme entusiasmo- ha rebasado los límites provinciales, está haciendo dura competencia a fiestas tradicionales como la de los ambateños, la Fiesta de la fruta y de las flores, el Paseo del Chagra en Machachi, el Carnaval de Guaranda; claro, con características diferentes, pero con una convocatoria de visitantes más grande que las fiestas de nuestros vecinos y de los amigos guarandeños.
La diferencia, además del número de visitantes en ese día, radica en otros aspectos; así tenemos: la organizada presencia de turistas en Ambato por siquiera tres días y el casi nulo consumo de alcohol. En Machachi igual no hay consumo exagerado de licor, aún cuando sí se da, pero en menor cantidad. Los guarandeños igual son famosos anfitriones, especialmente con los familiares y parientes lejanos que llegan para festejar los famosos carnavales de Guaranda; abunda la comida en los hogares de esta pequeña y bonita ciudad.
Volviendo a nuestra MAMA NEGRA, se siguen sumando las voces cada año, porque la organización de la fiesta grande de Latacunga no debe remitirse únicamente a la preparación y presentación, sino a algo que también tiene importancia, cual es el RÉDITO que debe quedar a favor de la colectividad entera, y cuando decimos esto, estamos refiriéndonos a las personas que hacen sus negocios: hoteleros, de restaurantes, de artesanías, de transportes, de publicidad, de los medios de comunicación, etc. Ya es hora de proyectar esta enorme y hermosa fiesta, también en el renglón económico, como hacen todas las ciudades y pueblos que ven a estas celebraciones como oportunidades de mejorar sus ingresos.
Por qué no, seis meses antes, las cámaras de producción locales y los empresarios hoteleros y turísticos deben mantener reuniones para organizar el acápite ya mencionado, a fin de que, además de tomar resoluciones en el orden económico, relacionar a las autoridades con sus objetivos empresariales, con lo cual Latacunga ofrecería a los visitantes servicios con comodidad, variedad, buenos precios y sociabilizar en la ciudadanía la exhibición de un clima turístico cortés y amable con los visitantes.
Finalmente felicitaciones a Fernando Tinajero, Rodrigo Viteri, Patricio Zambonino, Luis Rodríguez y David Álvarez, personajes de este año, porque estuvieron a la altura de las expectativas ciudadanas. Se lucieron. Vamos a recordarles por mucho tiempo.(O)