Días atrás las redes sociales se vieron invadidas de videos y fotografías sobre la visita de la delegación latacungueña en la Feria Internacional de Turismo en España. Indudablemente un orgullo para los latacungueños debido a la magnitud del evento.
Sin embargo, surge la inquietud si Latacunga estaba lista para promocionarse a nivel internacional. Personalmente creo que una participación de este tipo fue precipitada e incluso una desacertada inversión de recursos. Si bien ya no pertenezco al rubro de turismo, antes de escribir este artículo tuve la cautela de conversar con aquellos amigos que todavía tienen un establecimiento turístico en la ciudad. Aquellos valientes que con ilusión y sacrificio se lanzaron a la aventura de emprender, que luchan día a día por mantener en pie sus negocios, que enfrentan retos y conflictos…
Mi primera interrogante para con ellos fue: ¿Cómo está el turismo en Latacunga? Si surgió la decisión de participar en un evento de tal magnitud, se debe suponer que toda la problemática en temas de infraestructura, movilización, seguridad y demás necesidades asociadas al turismo han sido solucionados. Con decepción e indignación la respuesta de los prestadores turísticos fue: “no han cambiado mucho las cosas”. Por años se viene reclamando la incoherencia, burocracia y costo de los permisos que deben renovarse obligatoriamente cada año. Mientras sólo un grupo de propietarios de los establecimientos turísticos espera en las largas colas para obtener un turno, cumple las ridículas solicitudes y paga los montos (incluso con incrementos), existe un buen grupo de negocios que se mantiene en la informalidad.
Esto sin duda genera una competencia dispar, donde aquellos que no pagan permisos y se encuentran en la calle pueden permitirse bajar sus costos, algo que difícilmente podrán hacer los establecimientos legalizados. El auge de promociones y descuentos, más allá de una estrategia de venta, en nuestra ciudad es un intento desesperado de los establecimientos por tener clientes y sobrevivir. Mientras que los clientes naturalizan tan bajos precios, se acostumbran e incluso regatean.
A esto se suma el comercio informal en las calles, la falta de cultura de la gente en cuidar la ciudad, la inseguridad, el ruido, los rótulos exagerados en los negocios, la falta de orden… Aspectos críticos, que todavía persisten y afectan la imagen de la ciudad. Qué decir del terminal terrestre, Tilipulo a la espera de un milagro, y la falta de empuje de una ordenanza que permita la preservación del Centro Histórico. En definitiva, la ciudad poco o nada ha mejorado y resulta que se la está promocionando en España. ¿Qué se está ofreciendo a los turistas más allá de la Mama Negra?
Según los medios de comunicación una buena parte de la delegación ha solventado por sus propios medios el viaje, algo digno de felicitar; pero por otro lado el gasto de algunos delegados fue asumido por el Municipio. No sabemos de montos, pero quizá esa misma cantidad de dinero hubiera resultado más productiva si era invertida en capacitación para los prestadores turísticos, incentivos para los establecimientos que sí cumplen con los permisos u otro tipo de inversión en pro del turismo en Latacunga.
Me entristece constatar que todavía somos noveleros, que hacemos algarabía por el impacto de la noticia del viaje, pero no profundizamos el efecto a largo plazo. Personalmente creo que la decisión de participar en un evento de tal magnitud fue bastante apresurada y más allá del uso de recursos públicos, la foto de los funcionarios del municipio y el ego de decir que “Latacunga estuvo en España” difícilmente generará un impacto positivo en el turismo. Espero equivocarme y si es que las estadísticas de turistas nacionales y extranjeros, e ingresos económicos a la ciudad este 2020 resultan favorables, no tendré ningún inconveniente en presentar mis disculpas. Yo al menos creo que para convertir a Latacunga en un potencial turístico se requiere planificación, tiempo y por sobre todo atención en resolver necesidades básicas, sólo ahí se puede dar el siguiente paso de promoción a nivel nacional e internacional.(O)