Varios taitas y mamas, de la medicina ancestral visitaron Pujilí. Foto. NFM- LA GACETA.

Llegaron a una ceremonia en los bajos del Gad Municipal con purificaciones para la buena labor a las autoridades y empleados.

Ecuador diverso y profundo caracterizado por sus prácticas, saberes y conocimientos ancestrales-tradicionales, desde siempre ha sido un espacio habitado por nacionalidades y pueblos que aprendieron a conocer los misterios del mundo por medio de una relación respetuosa con la Madre Naturaleza, situación que dio paso a sistemas de producción y medicina basados en técnicas práctico-espirituales y en un estilo de vida acorde a los ritmos del entorno natural.

El desarrollo de este legado milenario cambió radicalmente con la llegada europea, sin embargo, las nacionalidades y pueblos continuaron reproduciendo sus conocimientos, que, por su funcionalidad acorde a los parámetros culturales, ha mantenido su vigencia hasta hoy.

Desde la colonia hasta nuestros días, las nacionalidades y pueblos, de manera insistente han reclamado respeto e inclusión de algunos aspectos fundamentales de sus culturas, entre los que sobresalen la medicina, la espiritualidad y la educación, situación que se concretó en la redacción de la Constitución ecuatoriana de 2008, que en sus artículos 3, 25, 32, 57, 360, 363 y otros, establece el reconocimiento y garantiza la protección de las prácticas, saberes y conocimientos de la medicina ancestral-tradicional.

La semana anterior, una delegación nacional de ‘taitas’ curanderos del sector indígena estuvieron en las afueras del Gad Municipal de Pujilí, para realizar las tareas de limpia y purificación. Cristian ‘Taita’ Narváez, que llegó desde Santo Domingo de los Tsáchilas, manifestó a los medios de comunicación. ‘Estamos realizando una ceremonia ancestral de como nuestros abuelos lo hacía de manera ancestral, hace miles de años atrás y esta oportunidad que nos ha invitado el Gad Municipal y el Ministerio de Salud Pública venimos a firmar un acta de compromiso para los Municipios Saludables.

Con esta ceremonia ancestral estamos dando esa fuerza, esa energía y sellando el pacto que se ha firmado entre el Municipio y el MSP; aquí estamos Taitas de Santo Domingo, Guayaquil, Imbabura, Quito, Cotopaxi y otros puntos del país. Como ustedes ven nosotros realizamos una chacana, que es una conexión con el infinito o el universo, con el padre y gran espíritu como lo decimos; para que él nos oiga, nos oriente, para que brinde fuerza y energía a las autoridades.

‘La medicina ancestral un tiempo atrás iba perdiendo territorio pero ahora con el tema del Covid 19, y recordemos que en Cotopaxi el 98 o 99% de mujeres y hombres han sido tratados con medicina ancestral y en muchas poblaciones de Santo Domingo, Guayaquil, la medicina ancestral ha sido una parte fundamental, para combatir esta enfermedad; inclusive en ese momento muchos de los Taitas, que están aquí salimos a trabajar desinteresadamente y salimos a buscar taitas y mamas, para que colaboren y vayamos a los hospitales a tratar a las personas, porque tenemos la suficiente experiencia en estos temas de curar a la gente’.

Alertar a la ciudadanía que no nos dejemos sorprender por charlatanes y falsos taitas o mamas que estos quisieron hacer un negociado, nosotros pertenecemos y trabajamos con el Ministerio de Salud Pública (MSP), al igual que con distintos ministerios y estamos legalizados y regulados, y cuando vistamos a taitas y mamas, deben estar avalados por el MSP, además, de una fundación u organización que los represente’.

MSP presentó Código de Ética de la medicina ancestral-tradicional de las nacionalidades y pueblos del Ecuador

Un Boletín de Prensa, desde Quito, con fecha 22 de diciembre de 2020, manifestaba. En un acto simbólico, autoridades del Ministerio de Salud Pública (MSP) entregaron el Código de Ética de los hombres y mujeres de sabiduría de la medicina ancestral -tradicional de las nacionalidades y pueblos del Ecuador, con la intervención de panelistas de Colombia, México, Perú, Guatemala, Suiza y Bolivia, así como de los representantes de las organizaciones sociales de pueblos y nacionalidades del Ecuador, quienes acompañaron de forma virtual este acto.

La Constitución de la República del Ecuador garantiza las prácticas de salud ancestral y tradicional mediante el reconocimiento, respeto y promoción del uso de sus conocimientos, medicinas e instrumentos, que requieren los pueblos y nacionalidades en el territorio nacional.

El MSP junto a delegados de las 15 nacionalidades y 18 pueblos indígenas, así como el pueblo montubio y afroecuatoriano, desde 2017, participaron en la creación del Código de Ética que responde a cuatro cualidades: la sistematización de conceptos y definiciones; la declaratoria filosófica; la autorregulación de los practicantes; y el auto empoderamiento de los pueblos y nacionalidades.

Miguel Quijije, director nacional de Salud Intercultural, agradeció la presencia de los representantes de los pueblos y nacionalidades indígenas en el evento y resaltó, ‘este Código de Ética refleja el conocimiento que hay dentro del territorio ecuatoriano, mismo que es milenario y que hoy es visibilizado’.

Araceli Burguete, mexicana, defensora de los derechos indígenas y docente de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional de México – UNAM-manifestó, “la entrega de este código es una contribución relevante y genera una posibilidad de poder replicarse para que más comunidades de diferentes continentes puedan construir mediante conocimientos compartidos”.

Esta es la primera vez que se crea un Código de Ética unificando a mujeres y hombres con sabiduría y esta cartera de Estado, el cual beneficia alrededor de 7 millones de ecuatorianos con los conocimientos plasmados en el mismo.