Es triste saber que Latacunga está considerada en la actualidad como una de las cinco ciudades más contaminadas del país; además es una de las urbes con menos espacios verdes por metro cuadrado en todo el Ecuador; tiene uno de los peores manejos de desechos; además de contar con los ríos más sucios; en definitiva, el buen nombre que la caracterizaba, de ciudad organizada y limpia se ha perdido por completo.
Esto sumado a que ahora cuenta con unas penitenciarías de máxima seguridad, por la que se la está conociendo todo el mundo y para librarla en algo del mal sobrenombre, por lo menos se lo debería cambiar, por el de Penal Rafael Correa Delgado, que fue quien lo impuso a su mejor estilo terminando con la tranquilidad de los latacungueños.
Son muchas cosas las que deben cambiar, pero sobre todo se debe hacer una limpieza completa en todos los sentidos de la triste realidad, de descuido que tiene Latacunga en este momento, un gran reto que le espera a la administración entrante.(O)