Las decisiones y resoluciones son adoptadas por el órgano legislativo, por mayoría de votosde sus integrantes, elegidos por votación popular. Así funciona el sistema de democraciarepresentativa. Los partidos políticos y movimientos son el medio del que se sirve la gente, la ciudadanía, para ser escuchadas sus demandas y aspiraciones. De una adecuada, inteligente y responsable conformación de la función legislativa depende en mucho lagobernabilidad del país. Este sería el escenario óptimo, requerido para procurar el biencomún. 

Desafortunadamente el Ecuador no ha tenido suerte en estos tiempos tormentosos, deboicots, de amnistías ilegítimas, de decisiones populistas y corta inteligencia. Comoresultado de los últimos acuerdos alcanzados en la Asamblea, con la elección de los dosvicepresidentes, UNES tiene una importante y gravitante cuota de poder. La primeravicepresidenta es una fanática y extremista admiradora del ausente. Esto fue posible graciasa que la anterior, fue destituida ilegalmente por haber presentado una moción que disgustó yresintió a los asambleístas. La moción pretendía solamente que se consulte a la CorteConstitucional respecto de la pertinencia de que la Asamblea pueda dar de baja la ley quecreó impuestos, iniciativa exclusiva del Presidente de la República.

Los asambleístas resentidos no actuaron conforme a las reglas parlamentarias: simplementedebían manifestar su no coincidencia con la moción y de plano desestimarla. ¡Pues nó! Lacondenaron por el delito de pensar diferente, por sugerir o proponer. Eso es antidemocráticoy condenable. ¿Qué es lo que se ansiaba? Captar las dos vicepresidencias y un puesto en elConsejo Administrativo de la Legislatura (CAL). En poco tiempo veremos como le acorralanal actual presidente de la legislatura, y, como hemos visto en una caricatura genial, aparecerá en cualquier momento el serrucho. ¡Y ahí sí, sálvese quien pueda!

Cuán importante es que los legisladores se elijan en la segunda vuelta electoral, para que elejecutivo pueda llevar adelante sus propuestas de campaña que requieren forzosamente dela aprobación y modificación de leyes. Se conseguiría también contar con una oposiciónimportante, deseable en democracia, y no, como sucede hoy, con una asambleafraccionada que busca prebendas, y, al no lograrlo, se ensañan contra el ejecutivo, comoniño malcriado que no le dan gusto en todo.

Pero van por más: captar los organismos de control -a través del CPCCS-, comola Contraloría General y la Fiscalía General. Al parecer, no tocarían la Comisiónde Fiscalización, no porque no lo deseen, sino porque sería muy burdo y se mostrarían decuerpo entero, tanto más que la legislatura tiene casi el 90% de rechazo de la ciudadanía. Enestos días, apareció en el parque “El Ejido” una enorme pancarta, con una serie deexpresiones que resumen rechazo: “basta de una Asamblea de diezmeros-vagos”; “ignorantes, coimeros, miserables”, “prófugos”, “discapacitados morales”; “Glosados, encubridores-cómplices”; “sentenciados”, “camiseteros”, “golpistas”, cínicossinvergüenzas”, “traidores a la patria”. Excepciones existen, claro.

No podemos seguir siendo indiferentes frente a una lacerante realidad. Cambios en la estructura constitucional hace falta para retomar el Estado de Derecho y darle al Ecuador la ansiada gobernabilidad, que, además, brinde a la gente, al “pueblo llano”, la indispensable seguridad jurídica para el emprendimiento y el trabajo digno y creador. Devolvamos a la juventud el deseo de triunfar en la tierra de sus ancestros y no en otras latitudes, convirtiéndoles en errantes sin ilusiones.