La victoria trasciende a un concepto más profundo que el propio festejo

La edición número 105 del Giro de Italia iniciaba el 6 de mayo en Hungría, pasaba por Eslovenia y terminará en Italia el 29 de mayo. Son un total de 3412,3 kilómetros. Un total de 22 equipos y 176 ciclistas están por el codiciado trofeo.

El Giro d’Italia se le presenta al INEOS Grenadiers como la carrera para salvar la temporada en grandes vueltas. Puede sonar cruel o apresurado realizar tal afirmación cuando apenas se trata de la primera cita de tres semanas del calendario, pero la misma planificación del equipo, potenciada por el infortunado accidente de Egan Bernal, es la fiel muestra de que están priorizando los resultados por encima de la osadía de batir a los eslovenos. Y esa presión va recargada en los hombros de Richard Carapaz, quien más que nadie sabe que la victoria trasciende a un concepto más profundo que el propio festejo.

Al momento de conocerse la gravedad de las lesiones del colombiano, la decisión de enviar a Richie a suplir o no su baja en el Tour se traducía en apostar todo por ganar la única grande a disposición (Giro) o no reconocer que son inferiores a Pogacar y Roglic e ir a darles guerra por mero orgullo, más que por la opción de triunfar.

Está confirmado el carchense para disputar la Corsa Rosa, entonces ya saben qué es más importante para los ingleses.

Analizando con cabeza fría y bajando los humos o el ego propio, fue la decisión más inteligente, porque es la que menos riesgos implica. El vencedor de la edición de 2019 es garantía frente al tipo de ruteros que ansían el rosa. Si se estructura la jerarquía de vueltómanos a día de hoy, están en la cima los eslovenos, dos escalones más abajo el ecuatoriano y otros dos escalones debajo el resto, ósea, los adversarios que tendrá Carapaz en el asalto a la Maglia Rosa.

Eso significa que ellos van a la fija, a derrotar a gente que en sí es más vulnerable que los eslavos y que en condiciones normales, no deberían de ser un escollo mayor para su jefe de filas. Sí, con el debido respeto, ni Simon Yates, Mikel Landa, Joao Almeida o Miguel Ángel López son contrincantes que pongan a dudar sobre si Richard puede o no hacerse con el Giro.

Por lo tanto, el presupuesto de carrera y único resultado contemplado en el plan es el título. Y si preguntan, quien redacta estas líneas tiene la absoluta convicción de que, salvo caídas o factores anormales, ‘La Locomotora’ estará a la altura y cumplirá con la meta trazada. Sin embargo, no se puede desconocer que esta jugada -como todo en la vida- implica inevitablemente un riesgo, así sea menor, pero riesgo al fin de cuentas. Hay que dimensionar que el margen de error es diminuto, aquí caminan sobre una línea muy delgada entre la salvación y la debacle, por lo que en la interna no desean esta movida falle.

Estamos hablando de que en el cartucho tiene una sola bala, un único disparo que debe dar en el blanco. Dicho condicionante representa un lastre que deberá sobrellevar los 21 días, pues no se trata simplemente de ganar una carrera, es de redimir toda una temporada, guardando distancias con lo hecho en clásicas, que es una retribución positiva para una estructura que de todos modos tiene en las grandes vueltas su proyecto bandera.

Como capo del elenco con más presupuesto de todo el pelotón se espera que sepa administrar ese estrés, pese a que ello no signifique que no sea simple. Jodido para cualquiera debe ser el saber que no hay tolerancia con el desacierto.

Ahora bien, muchos pensarán que hay otro chance en la Vuelta a España, donde a ciencia cierta se sabe que también contará con el campeón olímpico. Sin embargo, no hay que olvidar que por ahora Pogi también apunta al reto en tierras ibéricas y que, en sí, no existen las mismas garantías de hacerlo igual corriéndola como segunda grande y más como un corredor que como jefe de filas, nunca ha demostrado rendir a la altura en dos pruebas de fondo en una misma temporada.

Elementalmente todo se reduce a demostrar esa diferencia en fuerza sobre los anteriormente mencionados, siempre con la agresividad y gallardía que lo ha convertido en uno de los ciclistas más queridos por la afición. Eso, con la añadidura de la fuerte mentalidad para que esa presión no lo consuma, aunque claro, también como todo gran campeón, uno asume que pondrá por delante el añoro y codicia de vencer y no esa responsabilidad tan compleja.

En suelo itálico cuenta Carapaz con un bloque muy fuerte que lo arropará en todos los terrenos, con un recorrido que invita al triunfo de un escalador ante su escaso y criticable kilometraje al reloj y con adversarios que no son los eslovenos, mezcla de ingredientes que tonifican esa exigencia de la victoria, una que por el contexto actual no sólo consta del propio prestigio que representa adherir al palmarés un Giro, sino del menester de pulir un año para el cotizado cuadro británico, que vería escandaloso -al igual que afición- no hacerse con ninguna de las grandes en 2022. (Ciclismointernacional).

Cuáles son los integrantes delIneos para el Giro, buscando repetir el título conseguido por Egan Bernal, ciclista colombiano quien ganó el año pasado con INEOS, pero en esta campaña es baja por las lesiones sufridas por un accidente. (Ecuavisa.com).

INTEGRANTES: RICHARD CARAPAZ, BEN SWIFT, SALVATORE PUCCIO, BEN TULLET, PAVEL SIVAKOV, RICHIE PORTE, JONATHAN CASTROVIEJO, JONATHAN NARVÁEZ.

Sobre la estrategia, Ineos decidió tener como tridente principal a Richard Carapaz, Jonathan Castroviejo y Pavel Sivakov. Quienes serán sus principales gregarios, para llevar al ecuatoriano a pelear en lo más alto del certamen internacional.

Aquí los integrantes:

Ben Swift (34 años) (británico)

Ben Swift (Northampton, Reino Unido, 5 de noviembre de 1987) es un ciclista británico que ha compaginado el ciclismo en pista con el de carretera. Sobre el asfalto su fuerte son las llegadas al sprint.

Salvatore Puccio (32 años) (italiano)

Salvatore Puccio (Sicilia, Italia, 31 de agosto de 1989) es un corredor italiano. Llegó al cuadro británico con vista a disputar las clásicas y ha sido un fijo en las alineaciones del equipo en las clásicas flamencas. Vistió la maglia rosa del Giro de Italia del 2013. Tiene experiencia en el Giro y la Vuelta a España.

Ben Tullet (20 años) (promesa) Copi Bartalli

Ben Tulett (Reino Unido, 26 de agosto de 2001) es un ciclista de origen inglés cuya especialidad es el ciclocross. Es la nueva ‘joya’ de INEOS, y será su primera ocasión pedaleando por el Giro de Italia.

Pavel Sivakov (24 años) (ruso-francés)

Es un ciclista ruso naturalizado francés, tiene un gran potencial para estar en los puestos altos de las clasificaciones generales. Destaca por ser ciclista muy completo destacando en la montaña, es considerado por la prensa especializada, como el gregario principal de Carapaz, siendo un ‘4 pulmones’. Muchas veces sale de la planificación y si tiene opción podrá buscar su propia carrera.

Richie Porte (37 años) (australiano)

El veterano de mil batallas, llega netamente para trabajar para Richard Carapaz, “quiero ser competitivo con los mejores, y eso es casi un poco más fácil cuando estás en un equipo con alguien como Carapaz, que puede ganar la carrera. Mi ambición es estar ahí arriba y junto a él”.

Jonathan Castroviejo

El amuleto. Castroviejo, llega como uno de los gregarios de mejor resultados en INEOS, ya que ayudó a exlíderes como Nairo Quintana en Movistar para ganar la Vuelta a España y Giro de Italia y 2019 el Tour de Francia y 2021 el Giro de Italia. Destaca por ser un gran contrarrelojista.

Jonathan Narváez

El aliado perfecto de Carapaz, su gregario con el que obtuvo la medalla de oro en Tokyo 2020, mientras que, en lo individual, Narváez es considerado como el mejor clasicomano de Latinoamérica (Competidor de ciclismo en ruta que se especializa en las pruebas de un día de competición), pero además es un corredor todoterreno.