Requisa

Si consideramos que la requisa no es otra cosa que una inspección a las personas, a determinados equipos o materiales de las dependencias de un establecimiento, podemos decir que en los centros de los privados de la libertad, las requisas deben ser permanentes.

   %

Esas requisas precisamente son las que nos dejan ver las acciones de los ‘angelitos’ que se encuentran tras las rejas; son las personas que tienen las mayores facilidades para contar con elementos como armas de fuego, droga, armas blancas ‘artesanales’.

   %

La crisis carcelaria en nuestro país ha llegado a niveles superiores, ha llegado a situaciones que parecería se han salido del control de las autoridades, a pesar de los esfuerzos que realizan los responsables de solucionar esta grave situación carcelaria.

   %

Los amotinamientos y asesinatos dentro de las cárceles de nuestro país, especialmente aquellas de gran tamaño para albergar a miles de delincuentes como la de Guayas, Cotopaxi o Azuay, nos demuestran la situación casi incontrolable que vivimos permanentemente.

   %

Se habla de que son centros de ‘máxima seguridad’, pero en la realidad son centros de inseguridad para la población civil que vive cerca de estos centros llamados a convertirse en lugares sin Dios ni Ley, que sus elementos debidamente organizados hacen lo que quieren, hacen de las suyas.

   %

Las autoridades, desde los amotinamientos que se han realizado este año, realizan permanentes requisas y las sorpresas son cada vez mayores, nadie sabe, nadie conoce nada sobre el ingreso clandestino de armas, de droga, de celulares, de computadores, armas blancas y demás.

   %

En este asunto se llega a manifestar que las armas blancas son ‘artesanales’, que se elaboran al interior de las cárceles, los privados de la libertad son, entonces, grandes artesanos que deberían tener el apoyo para que demuestren todas sus habilidades.

   %

Mirando esas armas, podemos darnos cuenta claramente de que la mayoría son ingresadas, pues son ‘de marca’, con magníficos acabados, con mangos de colores y bien elaborados, la pregunta es cómo ingresan a esos centros en los que las seguridades son permanentes.

   %

Está  claro entonces, que la corrupción se encuentra en esos lugares, pues los guías dejan que se ingresen esos elementos, amenazados para que “se hagan de la vista gorda”, en otros casos  se los compra con dinero.

   %

Los pocos guías penitenciarios tienen un bajo salario, entonces los delincuentes no tienen problema en tentarlos con algunos dólares para que permitan el paso de lo que más necesitan, casi de todo. Claro, no son todos los guías, pues existen algunos muy honrados.

   %

En una de las últimas requisas al Centro de Privados de la Libertad de Cotopaxi, se encontraron un arma de fuego, 15 armas blancas ‘artesanales’ tipo cuchillo, 27 computadoras portátiles; 85 pipas portátiles; 25 celulares, 152 dosis de cocaína; 192 dosis de marihuana.

   %

Esta requisa se realizó con la participación de 400 uniformados. Da miedo ver todo lo que se encuentra y otros elementos están ‘empotrados’ en las paredes. Es una grave crisis que se debe enfrentar con decisión, no son solamente recursos económicos, son otras acciones en las que deben participar varias instituciones.