Como parte de la reforma del Estado, impulsada por el régimen juliano, y como consecuencia de las grandes luchas sociales y políticas, el gobierno de Isidro Ayora en marzo de 1928,  crea la Caja de Jubiliaciones, Montepío Civil, Retiro , Montepío Militar, Ahorro y Cooperativa, que luego se denominará como Caja de Pensiones, la cual protege al magisterio público, empleados públicos, bancarios y militares.

Esta entidad autónoma del IESS, se fundó como tal, en el año 1970 y forma parte del sistema de seguridad en el Ecuador que es el responsable de aplicar el seguro universal obligatorio, según la Constitución vigente desde  2008. La Carta Magna señala que es un derecho irrenunciable y se rige por los principios de solidaridad, equidad, obligatoriedad, universalidad, eficiencia, subsidiaridad, suficiencia, transparencia y participación.

Las prestaciones de la seguridad social se financian con el aporte de las personas aseguradas en relación de dependencia, o con los aportes voluntarios.

Si es verdad que entre los beneficios  de estar afiliado, se estipula estar protegidos en las enfermedades, maternidad, jubilación y otros. Me preguntó ¿Por qué hay tantos casos de personas que no pueden llegar ni siquiera a coger una cita en un tiempo prudente? ¿Por qué los jubilados están en filas para reclamo de su pensión? Si es un derecho irrenunciable, ¿Por qué tanto problema?

El IESS debería ser la institución más eficiente y dinámica de todas en el  Ecuador, ni una solo afiliado debería estar en apuros por conseguir citas, o ser atendido por emergencia, por tener un préstamo o reclamar su jubilación.

No hay persona que tenga este derecho a la que se le pregunte y no manifieste alguna queja contra esta entidad que supuestamente tiene el fin de servir al usuario. Será que debemos ponernos como ciudadanos más firmes y no dejar pasar ningún inconveniente. O será que los dirigentes deben ser personas que hagan valer el derecho de transparencia y eficiencia que de a poco se ha ido perdiendo y han hecho  que los ánimos de los afiliados cada vez se desmoronen más.

Muchos de los ecuatorianos que teniendo el derecho a ser atendidos en el IESS son obligados a coger un seguro particular ya que el SEGURO SOCIAL, termina siendo un INSEGURO SOCIAL, por falta de suministros, profesionales; con dirigentes que sólo les interesa estar por un momento en su turno y salir sin haber cumplido bien su misión diaria de la supuesta solidaridad, y eficiencia que deben tener para ser merecedores de ese puesto.

Nos preguntamos todos si los descuentos de cada mes, los aportes y demás, algún día,  ¿Nos ayudarán en el momento oportuno? O será que como a muchos les ha pasado no llegan a ver el fruto de ahorro, a pesar de que dejando de hacer muchas cosas pusieron su esperanza en el Seguro Social Ecuatoriano.

Espero que las autoridades actuales y futuras  no se queden de brazos cruzados, y que si tienen que reasegurar al IESS en un seguro internacional lo hagan, ya que muchos queremos ver los frutos para nosotros y las futuras generaciones. (O)