Llama enormemente la atención  el deseo y voluntad del hombre por explorar los confines del universo, buscar agua en Marte y planificar una futura colonización que podría ser realidad en pocos años.

Es que muchos entendidos dicen que la vida en la Tierra será insostenible y que para garantizar la supervivencia de nuestra especie será imprescindible crear colonias fuera de este planeta, donde el hombre pueda comenzar una nueva vida.

En este punto nos preguntamos, si no sería mejor tratar de salvar la Tierra un planeta tan extraordinariamente complejo y hermoso que desde el espacio exterior se ve como algo realmente único y especial. La Tierra tiene agua, tiene vida y encierra un microcosmos que no se alcanza a conocer en su totalidad.

La GRAN CRUZADA para salvar a este planeta no es sólo de los científicos, claro está que estos de la mano de las grandes potencias, deben encabezarla. Bajar los niveles de gases contaminantes será decisivo, pues está claro que el calentamiento global está afectando la biosfera y en consecuencia alterando los ciclos del clima y la vida y al parecer tiene mucho que ver la proliferación de enfermedades desconocidas.

Salvar a la Tierra debe ser una tarea de todos, comenzado desde el hogar, enseñar a los niños a amar al planeta a poner todos los medios para salvarlo, realizando, por ejemplo, un reciclaje consciente. Pero está claro que toda sociedad necesita líderes y este sentido es básico que desde el Estado se lideren estrategias en las que todos los sectores nos veamos involucrados. Es nuestro deber salvar a nuestra casa común.(O)