Por naturaleza los seres humanos tenemos la habilidad de categorizar lo que existe a nuestro alrededor. Distinguimos y agrupamos en base a las características que observamos. En el caso puntual de las personas, las etiquetamos por su género, procedencia y edad; aunque afortunadamente las excepciones nos recuerdan que no podemos generalizar.
El correr del tiempo es demasiado evidente, el arribo de la vejez es inevitable para todos y no podemos negar que para muchos es razón de miedo y frustración. Pensamos que el llegar a la tercera edad puede ser una etapa de descanso y retiro, así como también una puerta para el rechazo, el abandono y hasta el maltrato.
En nuestra sociedad se contempla a la vejez como un área inútil e incluso una carga económica. Sin embargo, existen historias excepcionales que nos llevan a reflexionar que más allá de la edad también es un tema de actitud. Hoy en día gracias a las redes sociales podemos encontrar, hombres y mujeres, ejemplos de perseverancia, optimismo, fuerza y motivación que nos enseñan que la edad NO es un impedimento.
Está Eliana Hernández, de 84 años, cariñosamente conocida por su familia como “la Nana”, cuyo amor e interés por la cocina la llevaron a concursar en el conocido programa Master Chef Chile. Si bien no ganó, con su carisma y don de gente conquistó el corazón del público a nivel nacional e internacional. Ha sido tal su popularidad que incluso la han contratado para hacer comerciales de reconocidas marcas.
Jeffry Life a los 59 años tenía sobrepeso y varias dolencias, estaba predestinado al retiro y los medicamentos. Pero también estaba seguro que no quería vivir así por el resto de su vida, por lo que decidió hacer un cambio radical en su dieta e implementar actividad física en su rutina diaria. Hoy, a sus 81 años, tiene un físico envidiable (como el de un veinteañero), tiene una vida activa, va 5 días al gimnasio y ha escrito 2 libros sobre su transformación.
Elena Erjova desde los 83 años es una viajera empedernida, decidió usar su jubilación y ahorros para recorrer el mundo. Viaja en motoneta en Bangkok, anda en el desierto en camello y se sumerge en las aguas termales de República Checa… Después de 7 años de extensos viajes y grandes experiencias, esta mujer se ha convertido en toda una celebridad en redes sociales. Es tal su fama ahora, que incluso recibe diversas invitaciones de todos los rincones del mundo (principalmente hoteles) para que los visite.
Qué decir de Harland Sanders, mejor conocido como el “Coronel Sanders” quien a sus 62 años después de altibajos y retos en su camino como emprendedor, abriría su primer restaurante con el nombre de Kentucky Fried Chicken, una de las marcas más conocidas a nivel mundial en la actualidad.
Seguro a estas historias se suman muchas otras más. Personas que llegaron a la temida tercera edad, pero más allá de sumirse en las dolencias y la pasividad, decidieron continuar VIVIENDO. Personas ejemplares que nos enseñan a romper los prejuicios y reconocer que la edad no es impedimento para viajar, emprender y cumplir los sueños. Que más allá de temer a los años, conviene vivirlos con gracia, alegría e ímpetu.(O)