El último capítulo de terror vivido en la cárcel de Santo Domingo, que dejo más de 40 muertos, no es más que la continuación de lo que se vivió en Turi días atrás, Guayaquil y Latacunga meses atrás, inclusive se habla de que el mismo autor de la matanza de Turi, es el que organiza este nuevo hecho de dolor y desesperación en Santo Domingo.
De la misma manera que ocurrió en el CPL de esta ciudad, en donde más de un centenar de reos se fugaron, allá fueron 200, estas gentes buscan salir despavoridas, para que las mafias que reinan en el interior de estos presidios no los degollen como animales.
Lo cierto es que antes se veía estos actos de brutalidad en las tres o cuatro cárceles grandes del país, hoy esto se está trasladando a todo nivel, ya no hay penitenciaria que no se libre de estas matanzas, que buscan caotizar a estos lugares, para tener el control de los mismos.
En el caso local, cuánto daño hizo aquel hombre que decía que ésta era su segunda tierra, la quiso tanto que le endosó este indeseable lugar, que solamente ha traído angustia y dolor, nunca más volvimos a dormir tranquilos los latacungueños y cotopaxenses, desde que abrieron las puertas de esta cárcel, que eso más, algún día fue de máxima seguridad y hoy únicamente tienen el control de la misma las mafias que se encuentran en el interior.
Sin duda que el gobierno va perdiendo la batalla en el tema carcelario, todos los meses se dan sobresaltos sin que se haya podido tener el control de las cárceles. Ojalá la vista de Lasso a Israel, traiga la fórmula o la asesoría necesaria para intimidar a estas mafias, que actualmente hacen y desasen como les viene en gana, poniendo en pánico a todo un país, que se siente absolutamente vulnerable y desprotegido.(O)