Muchos jóvenes toman al cutting, como una forma de desahogo ante sus problemas (Foto Internet).

Cada tres meses va rotando el número de jóvenes en edades de 15 a 17 años en el Centro Ambulatorio del Distrito de Salud Latacunga, y cada vez el número es mayor, de personas con problemas especialmente de cutting. Actualmente son 60 casos, los que asisten de dos a tres veces a la semana para las terapias grupales e individuales y al mismo tiempo, trabajan con musicoterapia y conversatorios propios de los adolescentes, explicó Jorge Rosero, psicólogo clínico.

Ante la finalización de la temporada de clases y para algunos la culminación de la etapa colegial para pasar a sus estudios universitarios, surgen diferentes estados de emoción. En este sentido, el Ministerio de Salud Pública con el Centro Ambulatorio del Distrito Latacunga, inició un trabajo preventivo con los departamentos de Consejería Estudiantil (DECE), que son los encargados de la detección  de los posibles casos, para ser referidos a la entidad de salud, donde el equipo de psicólogos clínicos distribuidos en las unidades de Tipo B y C,  realizan  un trabajo con ellos, tanto en procesos de psicoterapia como también en asesoramiento psicológico.

Jorge Rosero, psicólogo clínico, indicó que no hay registro  de intentos de suicidio, pero destacó que si ha habido un alto índice de personas con problemas de cutting y con los cuales están trabajando, especialmente en el Centro de Salud Tipo C, donde existen  60 casos y quienes asisten de dos a tres veces a la semana para las terapias grupales e individuales y al mismo tiempo, se hace la labor en técnica de prevención con musicoterapia y conversatorios propios de los adolescentes.

“Una realidad de la que no escapa ningún colegio, por ello el Ministerio de Salud tanto como el Ministerio de Educación, tienen claras sus rutas y mantienen un trabajo multidisciplinario e interinstitucional para la detección de los casos”, expresó Rosero. Según dijo, la técnica es un manejo inadecuado de frustraciones y medios que utilizan para liberar la tensión  que van teniendo en el tema de la identificación.

El grupo de los jóvenes con este problema se va renovando cada tres meses y cada vez aumenta. Los primeros con los que trabajaron estuvieron de seis a ocho meses y  salieron del proceso ambulatorio intensivo y sólo regresan a los tratamientos una vez por semana. Las edades en que se da este problema, va de los 15 hasta los 17 años. (I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

catorce − tres =