El mundo pasa situaciones graves para su seguridad y la paz, mientras que en nuestro querido terruño estamos por llegar a los ocho (8) primeros meses de administración del Gobierno Autónomo Descentralizado Municipal de Latacunga. En efecto, se han suscitado hechos que han conmocionado al mundo: el incendio desproporcionado que se ha producido en el sudeste de Australia –nunca imaginado- y que hasta la fecha no se ha logrado controlar. El llamado a juicio político al Presidente de Estados Unidos. El asesinato del General Iraní solimanni. Las represalias del Estado Iraní que pone en el tapete mundial a los Estados Unidos midiendo fuerzas con el Estado Iraní, poniendo en vilo al mundo entero.
Mientras tanto, los latacungueños acabamos de celebrar la fiesta de la Navidad y quemamos al año viejo 2019, pero a reglón seguido – como resaca, nos encontramos- con un presupuesto municipal para el año 2020, con serias observaciones y graves errores denunciados por varios Concejales. Nos topamos con desaciertos administrativos en el manejo de los recursos humanos del municipio que desafortunadamente establecen irresponsables acciones de personal -que acertadamente han sido corregidas- mediante resoluciones de decenas de recursos de protección constitucional planteados por servidores municipales -concedidos por los jueces en favor de los servidores recurrentes-.
Los latacungueños vemos como han transcurrido estos primeros meses de la nueva administración municipal -sin que se inicie-, una sola de las soluciones plateadas en campaña electoral, frente a los deseos que tenemos de una ciudad y un cantón que se enrumbe y camine hacia el futuro. El Plan de Alcantarillado que viene desde hace varias administraciones sigue en trámite ?. No sabemos cuánto más habrá que esperar para que Latacunga tenga su centro de faenamiento. La posibilidad de una ciudad orgullosa de su historia, de lo que somos, pero interesados en lo que queremos hacia el futuro,-cuidadosos de lo que tenemos- debe seguir esperando. Donde está la ciudad de gestión cultural, social y deportiva para niños, jóvenes, la tercera edad, para los jubilados, para la familia, para la mujer. Donde está la ciudad con equilibrio ambiental, con espacios verdes para disfrutar en familia, con canchas deportivas barriales, parques lineales junto a los ríos que cruzan la ciudad y sus parroquias, hagámosles visibles a propios y extraños, disfrutemos de ellos.
Una Latacunga en donde sus cinco (5) parroquias urbanas y las 10 rurales tengan servicios básicos mínimos, agua potable y alcantarillado, y que mediante asociación y/o gestión consigamos del Gobierno Provincial y del Central agua para regadío para sus campos. Se habló tanto de una ciudad -que brinde- seguridad como elemento clave para la creación de plazas de trabajo y no se ha hecho absolutamente nada para este fin, se dijo que se respete la equidad de género, con una activa participación de la mujer en la transformación de la realidad socio-económica de la ciudad y del cantón. Se suspendió la elección de Reina de Latacunga.
Los tributos (prediales) han sido duplicados, se cobra ilegalmente otros como el de basura. En una misma Ordenanza se establecen dos tributos, en fin, se habló de una Latacunga próspera, en la que sus recursos sean administrados de forma óptima y en función de sus más urgentes necesidades, sin embargo los hechos relatados por varios Concejales y de conocimiento de todos, no avizoran ese manejo deseable. Es necesario rectificar Latacunga ciudad y cantón requieren de una red vial con oportuno mantenimiento y obviamente la ampliación de la misma. Latacunga requiere de un trabajo conjunto entre el GAD Municipal, los empresarios grandes-medianos y pequeños, conjuntamente con la academia, los barrios urbanos y rurales, organizaciones sociales –que sumen voluntades que estén ligadas al servicio de la ciudad y del cantón-. No se gestionó oportunamente la competencia total del tránsito en la ciudad y el cantón, ahora se tramita una reforma a la Ley de Tránsito en cuyo proyecto se devuelve esa actividad a la Policía Nacional, en buena hora.
Exhortamos a usted señor Alcalde liderazgo para recuperar el latacungueñismo tan venido a menos, que nos haga sentir que somos mashcas de origen y corazón, -mashcas de siempre-. En resumen queremos que usted a la cabeza y los Concejales(as) lideren con dignidad, responsabilidad y con ética, -ese debe ser- el compromiso de los latacungueños en este difícil momento que vivimos. Convóquenos, estamos para servir a nuestra ciudad y cantón. No es el momento de partidos políticos, ni de ideologías, ni de intereses personales o de grupo, sumemos esfuerzos, déjese ayudar, todavía está a tiempo…rectifique… escuche… una a sus ediles.(O)