De un tiempo a esta parte el civismo latacungueño se ha ido debilitando, ya sea por la indolencia de las élites, la incuria de las organizaciones sociales e indolencia de quienes hacen política, ya sea por la debilidad en el ejercicio de sus funciones de las autoridades de elección y/o designación o, lamentablemente, por falta de preparación para asumir estas responsabilidades, diría que lo esencial radica en la ausencia de una clara perspectiva de futuro para la ciudad y el cantón.
En el proceso electoral del próximo mes de marzo de 2019, los latacungueños concurriremos a las urnas para buscar un nuevo liderazgo para la ciudad y el cantón ( –que tanto necesita la colectividad de la capital de la provincia de Cotopaxi-) , para la consecución de este objetivo, -es necesario recordar- que durante estos últimos años han estado frente a los destinos de la ciudad y el cantón ciudadanos hermanados con el Régimen de Alianza País, así están identificados los Alcaldes de esta última década, llegaron como parte del movimiento político o como aliados del proyecto político correista, lamentablemente con resultados nada positivos para Latacunga.
Hechos como el permitir la construcción y funcionamiento de una cárcel denominada regional en las cercanías de la ciudad –sin cumplir con requisitos mínimos vigentes a esa fecha- en un centro militar –símbolo- como es el Fuerte Patria de las Fuerzas Especiales del Ejército Ecuatoriano, con las nefastas consecuencias para la seguridad ciudadana de los latacungueños o el utilizar la alarma ciudadana poniendo como pretexto una posible erupción de nuestro volcán Cotopaxi, obteniendo como corolario la quiebra de la economía de nuestra ciudad y cantón, y la salida de muchas empresas, empresarios y emprendedores. Pasaran muchos años para que Latacunga y los latacungueños nos recuperemos de este grave daño causado, quienes debían oponerse no lo hicieron, quienes debían liderar y condenar la utilización política de un asunto serio y técnico como es la alarma de una posible erupción del Cotopaxi- no lo hicieron-, fueron cómplices, quienes ofrecieron muchas cosas y no cumplieron.
Ahora es el momento de que los latacungueños nos unamos frente a esta realidad vivida en los últimos años y lleguemos al evento electoral en búsqueda de nuevos liderazgos y con ello -con la esperanza- de que Latacunga retome su presencia en el contexto de la economía nacional, que recuperemos la calidad de ciudad cosmopolita y que quienes salieron –personas jurídicas o naturales-, regresen con mayor impulso a trabajar por y para un mejor futuro de la ciudad y el cantón, fundamentados en democracia en donde juega papel esencial el pueblo como expresión de la voluntad soberana, frente a la necesidad de cambiar de raíz la forma y el fondo de hacer política, anverso a las necesidades imperiosas de una colectividad verdaderamente traicionada y a la que hay que devolverle la fe en un promisorio futuro para la ciudad y el cantón.
Ahora es el momento de que cada ciudadano(a) haga -su mea culpa-, recordemos a quienes de una u otra manera se han venido oponiendo internamente a pequeñas o grandes obras necesarias para el crecimiento de la ciudad y el cantón, ya sea por mezquindad, por complicidad o lamentablemente por debilidad moral, quienes fueron elegidos para representarnos en el Parlamento, quienes fueron designados para representar al Ejecutivo en nuestra provincia, cantón y ciudad y se pusieron del lado del déspota y le permitieron desmantelar la institucionalidad de la ciudad, del cantón y la provincia -deben reconocer su equivocación-, pero a su vez, no están en posibilidad de requerir la confianza de un pueblo vilipendiado, es decir, quienes han sido parte de que los latacungueños vivamos con total inseguridad- en una ciudad totalmente descuidada y que tengamos que ejercer nuestros derechos ciudadanos en instancias de ciudades vecinas como Ambato, Riobamba y Quito, no deberían pretender administrarla y peor aún con el voto ciudadano.
Después de esta debacle vivida en estos últimos años debe haber un relevo de liderazgo en la ciudad y el cantón, los latacungueños tendrán que asumir que el destino de nuestra ciudad esta justamente en nuestras manos, porque es el pueblo quien debe decidir su destino, después no nos lamentemos.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here