En las aulas se imparten conocimientos a los estudiantes con discapacidad auditiva. FOTO M.S. LA GACETA

El Colegio de Bachillerato Primero de Abril es la primera institución que tiene educación inclusiva e inserta a 12 estudiantes en diferentes grados de ellos:  dos en octavo de educación básica, dos en noveno año, dos en décimo y seis en primero de bachillerato, algunos se vinculan al coro institucional.  

Según los profesionales el lenguaje de señas se constituye en un pilar necesario para la interacción diaria y para el acceso a la información. María Eugenia Cáceres, docente intérprete de lengua de señas, se incorporó a la institución Primero de Bachillerato hace dos meses.

Explicó que el intérprete permanece en el aula todas las horas y dan la clase tal como lo manifiesta el profesor “somos un puente de comunicación que hay entre el docente y los chicos con discapacidad auditiva”, expresó, cuando se termina la hora laboral dan el refuerzo a los alumnos para que puedan desarrollar su tarea en los hogares.

 “Los estudiantes son poseedores de una gran inteligencia y captan todo el aprendizaje y cumplen con todo”, manifestó, el centro educativo cuenta cuatro intérpretes para los cursos anteriormente citados.

Dentro de este proceso también se vinculan al coro institucional del proyecto “Creatividad, Actividad y Servicio (CAS) que nace desde este establecimiento y está a cargo de Rosita Albán que inserta a los jóvenes para una buena participación en el canto, el objetivo es que conozcan de este arte y se animen a conocer la actividad.

Manejan el lenguaje de señas ecuatorianas y eso hace que el personal sea constantemente capacitado. Cáceres señaló que “cuando uno tiene amor y vocación se puede entregar lo mejor”.  (I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × uno =