Ana Belén Marín, asambleísta de Cotopaxi.

La normativa aprobada comprende el contrato emergente hasta dos años y la reducción de la jornada laboral pero en caso de fuerza mayor de la empresa, previo acuerdos.

Ana Belén Marín, asambleísta de Cotopaxi. Informó que la madrugada del 19 de junio, la Asamblea aprobó la normativa, luego que fue enviada por el Ejecutivo luego del veto parcial, por lo tanto la normativa una vez que sea publicada en el Registro Oficial entrará en vigencia a finales del presente mes.
Indicó que el veto enviado por el Presidente de la República, tiene muchos temas positivos y que fueron valorados. Uno de los temas de mayor preocupación existente dentro de la bancada era lo relacionado al contrato emergente que según la propuesta del legislativo hablaba de una duración de cuatro años, pero el Ejecutivo bajó a la mitad, con el respectivo descanso y  fue aprobado.
Otro de los aspectos que contiene la Ley dentro de la parte laboral es lo relacionado a la disminución del salario, si la jornada de trabajo disminuye al 50%, el sueldo no podrá ser menos al 55%, recordó la asambleísta que la reducción de la jornada podrá ser aplicada por un año, asimismo se establece que los dividendos no podrán repartirse sino que deberán ser reinvertidos en la misma empresa. 

Recordó que el contrato emergente, es individual no colectivo.
Marín, explicó que si una empresa X dejó de trabajar desde marzo del 2020, está a punto de irse a la quiebra, para no despedir a la gente puede realizar el contrato emergente, pero aclaró que si cuenta con trabajadores con varios años de trabajo no puede la empresa dar por terminado el contrato y  firmar el emergente. 


Destacó que una empresa podrá realizar el despido de sus trabajadores siempre y cuando la empresa esté 100% cerrada lo cual es una garantía para el trabajador; recordó que actualmente en el país se han visto varios casos que del 100% de una fábrica, apenas una sección ha dejado de operar, y han sacado a la gente de forma abrupta, yéndose en contra de los derechos de los trabajadores, por lo tanto, aquellos trabajadores que fueron despedidos basado en una de los artículos de la normativa podrán demandar a la empresa y reclamar su indemnización.
La asambleísta, manifestó que las empresas según la ley aprobada no podrán realizar el despido intempestivo de sus trabajadores en caso de fuerza mayor, (quiebra de la empresa), caso contrario deberán seguir manteniendo a los empleados en la misma modalidad de trabajo, si la empresa no está operando podrán disminuir al 50% la jornada laboral, pero no pueden disminuir el salario básico menos del 55%. 

Aseveró, Marín que dentro de la Ley Humanitaria no contará la contratación del trabajo por horas, aquello sería tercerización, lo cual es inconstitucional, por lo tanto, lo que constá dentro de la normativa aprobada es el contrato emergente hasta dos años y la reducción de la jornada laboral pero en caso de fuerza mayor por parte del empleador, pero previo acuerdos, el incumplimiento puede acarrear sanciones fuertes al dueño de la empresa.
De igual forma la normativa según la asambleísta, establece el no incremento de los costos de los servicios básicos como: agua, luz, telecomunicaciones, desde el inicio de la emergencia sanitaria hasta un año después de la finalización del estado de excepción.
Se establece facilidades de pago para la seguridad social, de todos aquellos sectores que permanecieron cerrados por el estado de excepción y no hayan podido pagar las obligaciones de los meses de marzo, abril, mayo y junio, donde inclusive se podrían realizar convenios de pago y los que puedan realizar los pagos se realizará sin multas ni  recargos.