Fotografias vía internet

Atrás quedaron los días cuando las librerías no daban abasto al inicio de clases. La pandemia se llevó todo.

El miércoles 1 de septiembre, estudiantes de la Sierra y Amazonía retornaron a clases, pero sin el apuro por los uniformes y la lista de útiles; en el contexto de una nueva normalidad, lo que más preocupó fue la conectividad a internet.

Las librerías y papelerías de la ciudad, dejaron se ser lo que fueron por estas épocas en años anteriores, “las más solicitadas”. Hoy lucen con la poca demanda habitual desde que inició la pandemia.

Jenny Torres, es madre de familia de dos niños, de cuatro y 13 años respectivamente. Para su hijo pequeño sí fue necesario adquirir una lista de útiles completa, debido  a que ingresa a primero de Básica y con el regreso paulatino para aquellas instituciones que aprobaron las normativas del Ministerio de Educación, en dos semanas ingresará a clases semi presenciales.

Cuando la madre acudió a comprar la lista de útiles lo hizo con normalidad y sin la necesidad de hacer grandes filas como en años anteriores.

Gabriela G., empleada de una papelería dio a conocer que, la demanda en estos días, en comparación con años anteriores  cuando no había pandemia, se redujo un 80 %.

Para su hijo mayor, no tuvo que comprar más que un par de cuadernos. La mayoría de libros para el estudio deberá bajarlos de las plataformas virtuales en formatos PDF. Las tareas las deberá presentar únicamente vía telemática.

“Las cosas han cambiado mucho, es menos gasto, pero me entristece que nuestros hijos ya no puedan disfrutar de la educación dirigida, presencial, de sus compañeros, tengan que estudiar en textos virtuales, eso les produce más cansancio de lo normal”, aseguró la madre de familia.

Y no se equivoca, de acuerdo a Josué Herrera, psicólogo clínico, la nueva educación virtual produce más cansancio del habitual en los estudiantes debido a la sobreexposición a los aparatos virtuales como celulares, tabletas y computadoras.

Recomendó a los padres buscar mecanismos, dentro de sus posibilidades como a acceder a textos físicos y hacer actividades lejos de los aparatos electrónicos.