Foto: M.S./La Gaceta
En las ofrendas, uno de los artesanos hace la entrega de unas botas, como representación de su trabajo.

El Primero de Mayo se celebra el Día Universal del Trabajo, fecha en la que la Iglesia Católica conmemora la fiesta de San José Obrero. En la iglesia Catedral desde las 08:30 de ayer,  el obispo de Latacunga ofreció una eucaristía, en la que se exhortó la unidad, justicia y la asociatividad. Asistieron las organizaciones sociales de todas las clases artesanales de la provincia de Cotopaxi.

Representantes de las ramas artesanales, zapateros, peluqueros y de la madera, pertenecientes a la Federación de Artesanos de Cotopaxi, asistieron a la convocatoria, así como también representantes de los sindicatos de trabajadores.
La eucaristía inició con el canto y el recibimiento a los celebrantes, presidida por monseñor Giovanni Paz, obispo de Latacunga. En la primera lectura se recordó al primer mártir de la iglesia San Esteban, quien dio testimonio de su fe a los trabajadores del             evangelio.
Dentro de la reflexión el Obispo dijo: “estamos llamados a construir justicia”, así como lo detalla  en su lema episcopal, “El fruto de la justicia es la paz”. Resaltó el derecho a un salario justo, necesario para construir un bienestar familiar y social,  igualmente, exhortó que  “la herencia que puede dejar un padre a su hijo, no será una casa o un terreno, sino enseñarle a trabajar con responsabilidad”.
Dijo que uno de los derechos es el de la asociación, a través de grupos que busquen el bien común, investigando alternativas sustentables para el desarrollo,  recordando que  “ la unión hace la fuerza y que el desarrollo es  posible”.
En las oraciones, los trabajadores pidieron por las fuentes de trabajo, para que las mismas se mantengan y se acrecienten bajo condiciones dignas,  “por nosotros mismos, para que seamos hombres y mujeres que podamos servir a nuestros hermanos”. Entre las ofrendas entregadas en el altar,  estuvieron  las flores, madera,  botas y pan. Su significado, fue destacar la labor que desempeña a diario cada uno de los asistentes.
“No era obligatorio, pero era la oportunidad de presentar a Dios el trabajo que cada organización desempeña”, exteriorizó Víctor Oswaldo Ayala, presidente de la Federación de Artesanos y con este evento efectuado por primera vez en la ciudad, espera que sea un nuevo inicio para comenzar a laborar de una manera distinta y que sirva para agrupar a más artesanos. Al momento son agremiados 25 asociaciones artesanales de toda la provincia.(i)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

catorce − 2 =