Las noticias internacionales dan cuenta de un fuerte rebrote del COVID en el mundo, muchos países de Europa están retomando medidas especiales como las del 2020 para controlar la pandemia. La sociedad se levanta ante la perspectiva de un nuevo confinamiento.

Al parecer una de las razones principales para este rebrote es la negativa de millones de personas a la vacuna, una postura válida, pero al parecer imprudente como se está viendo por el número de casos graves y hospitalizaciones.

La situación del Ecuador es muy especial, la vacunación masiva de la población ha dado un respiro y se ve que muchos de los casos que están surgiendo son de personas que no accedieron a la vacuna.

No está demás pedir a la población que no baje la guardia, por el contrario, en estos días festivos de cara a las fiestas de Navidad y Fin de Año, extremar las medidas de bioseguridad. El uso de mascarilla es vital en estos tiempos.