En todo el país aparece una lluvia de candidatos, son decenas de postulantes que en la actualidad quieren manejar los destinos de los municipios y los gobiernos provinciales. 

Todos estos salvadores de la Patria, en medio de tanta inestabilidad política, ven en ésta la oportunidad propicia para poder llegar al poder.  

En el caso local, a raíz del escándalo del prefecto Guamán, muchos indecisos se animaron y hoy quiere aprovechar a como dé lugar esta situación, pues es claro el desgaste y cuestionamientos de Pachakutic, el que en Cotopaxi tenía varias oportunidades, pero el día de hoy se encuentra cuestionado, no sólo por éste, sino por otros escándalos a nivel nacional, quedado muy claro, que la ambición rompió el saco, y lo único que buscan varios de los miembros de este movimiento, es el beneficio particular, si es del caso, con camisetazos y nada más. Hoy más que nunca el tema de los ponchos dorados toma mayor fuerza y ha logrado desgastar y fragmentar de gran manera a un movimiento, que posiblemente no volverá a tener una oportunidad, como la que tubo en las últimas elecciones.  

Hoy hablar del movimiento indígena es hablar de corrupción y cuestionamientos, una situación que cambia por completo el tablero eleccionario de nuestra provincia; sin embargo están apareciendo tantos salvadores de la Patria, que sin duda no se sabe a quiénes terminarán beneficiando las elecciones.