En el centro de la ciudad de Latacunga muchos comerciantes tuvieron que cerrar las puertas de sus negocios.

El país lleva cinco días de paro nacional ante las medidas económicas anunciadas por el Gobierno Nacional, un hecho que ha provocado la paralización de actividades en los diferentes negocios de la ciudad de Latacunga.

Para Fabricio Garzón, presidente de la Cámara de Comercio de Latacunga, el país viene acareando una deuda internacional y fuerte, “se habla que debemos algo más de 55 mil millones, lo cual involucra el 49% de nuestro Producto Interno Bruto (PIB)”, esto ha hecho que el Gobierno tenga que tomar algún tipo de medidas para poder tener liquidez y poder cumplir con los compromisos internacionales y locales.

Como alternativa se ha dado al país un paquete de medidas económicas, según Garzón afecta a la ciudadanía. “Cuando se topa la gasolina indirectamente esta cadena de precios perjudica a todos”.

No obstante, comentó que el paro pudo tener su justificación, pero no puede tener el vandalismo el cual se está evidenciando, además el confrontarse pueblo contra pueblo. “Son situaciones que antes no las habíamos pasado y hoy se está viendo en el país de una manera penosa”. Su llamado fue a la calma, a la concordancia y que prime el diálogo.

Ante esta situación, no pudo evaluar en una cifra la pérdida generada en el comercio a nivel del cantón; sin embargo, dijo como comerciantes realizan las ventas al día o la semana, pero sobre todo se debe cumplir compromisos bancarios y a los proveedores “cuando hemos dejado de trabajar dos a tres días se siente y se ve esta afectación”, expresó.

“Esperamos que desde el ejecutivo salga medidas de control y se pueda reprimir a las personas que están causando estos actos vandálicos y que de a poco el diálogo vaya dando su fruto”, comentó.  

Al mismo tiempo recalcó que los socios y no socios realizarán un petitorio a las autoridades para que ayuden o den las directrices cómo dinamizar el comercio en la ciudad.

Juan Carlos Chicaiza, propietario de un negocio, comentó: “estamos molestos porque hay gente que hace atemorizar al sector céntrico y no nos dejan abrir”, hasta ayer han perdido 5 días de labores “debería haber resguardo policial llamar al Ejército porque están dañando el comercio de la ciudad”.  

Chicaiza, recordó que como comerciantes manejan deudas y deben cubrir la mercadería, el cierre de locales hará que se tenga que refinanciar préstamos y este mes salir sin cuotas para pagar. Puede tener un margen de ventas de 1500, pero la ganancia es del 10% neto.

“Las ventas están completamente bajas no se puede atender y no hay gente”, añadió. Magaly Izurieta, propietaria de una tienda. Ella al igual que el resto deben pagar arriendo, abastecerse de comida y pagar a proveedores, en su caso no se ha podido abastecer con los productos para la venta y está saliendo con lo que dispone.  

Su pedido es que haya un arreglo “si no se trabaja no hay para comer”, finalizó.  (I)