Entre las preocupaciones de los padres de familia es que uniformes de algunos establecimientos no están disponible por la falta de tela en el mercado; mientras tanto, los pocos uniformes existentes en stock, mantienen precio del año anterior.

24 de agosto del 2022. Este rotativo realizó un recorrido por varios locales de venta de uniformes dentro de la ciudad, en la cual se observó que con anterioridad padres de familia con sus hijos acuden a dichos espacios a comprar los uniformes para el inicio del año escolar, donde se observó que, en la mayoría de ellos, existe afluencia de personas, que acuden a comparar sacos, chompas, exteriores, para los diferentes colegios.

Mariana Serrano, propietaria del local de confecciones Anita, ubicada en la calle Dos de Mayo, entre Félix Valencia y Juan Abel Echeverría, comentó que esta vendiendo los uniformes hechos meses atrás, y que los saldos se están agotando; asimismo  dijo que una de las preocupaciones es que la falta de tela no permite continuar confeccionándolos, a ello se suma que llegan al sitio ciertos maestros y que señalan que los uniformes de los colegios se van a cambiar, versiones que impiden seguir trabajando.

Por el momento el valor de los diferentes uniformes se mantiene, la chompa cuesta USD 20, exteriores a USD 19, pero al momento que suba el valor de la tela el costo se incrementará, dijo la propietaria; aseveró que mientras no haya tela no pueden seguir confeccionando los diferentes uniformes.

Recordó que los diferentes uniformes que están vendiendo fueron elaborados con telas compradas años atrás y que tenían guardadas, por el momento la elaboración de los uniformes está paralizado por que no existe telas, esperan que en los próximos días las fábricas puedan despachar

Gladys Pupuji, madre de familia del Victoria Vásconez Cuvi, señaló que lleva recorriendo diferentes sitios de la ciudad, y no logra encontrar ni la tela ni el vestido, por ello piden a las autoridades del colegio que entiendan dicha situación y al inicio del año no exijan el uniforme, la preocupación es que una vez que llegue la tela vendrá con nuevos precios.

Gabriela Aquino, otra de las madres de familias que conversó con este diario, dijo que busca el uniforme para el María Montessori y no logra encontrarlo, esperan que la tela llegue en los próximos días, mientras sucede aquello, solicitó a las autoridades para que les permita iniciar clases con otra ropa hasta cuando se pueda comprar los uniformes.