Hace más de cincuenta años, vivíamos en la casa de doña Magdalena Villacrés en la esquina sur occidental del parque Vicente León. Una querida compañera de Magdalena estaba desposada con un gran escritor e indigenista sin par Enrique Garcés.
Como La Gaceta estaba en la misma casa, Enrique se pasaba a las oficinas y recordaba las peripecias que pasó en su tierra Otavalo, él escribió un estudio sobre los indígenas y los originales los llevó a una imprenta de Quito para publicarlos.
Inolvidable ha sido siempre la presencia de Enrique Garcés que en buena cuenta nos señaló el camino del periodista.
Los años han pasado y en mi biblioteca descubrí a Daquilema Rex de Enrique y me hizo pensar en los años pasados, cuando el patrón de los patrones García Moreno se quiso hacer indigenista.
Manuela Léon es un símbolo de la mujer indígena, desgraciadamente es desconocida.(O)