Al parecer las novedades suscitadas en el estado ecuatoriano no tienen final, al menos por todo este tiempo, y esto ocurre con la filtración de audios que correspondería presumiblemente a las voces del actual Presidente de la Asamblea Nacional, doctor José Serrano; y, de quien fuera Contralor General del estado, Carlos Pólit.
En esta conversación telefónica resulta mencionado el actual Fiscal General del Estado, doctor Carlos Baca Mancheno, a quien le toman en cuenta en el diálogo mantenido, donde se estaría fraguando acciones en su contra e instrumentalizadas por la Fiscal Subrogante, doctora Thania Moreno.
Las “revelaciones” así como las reacciones de estos funcionarios actuales y en funciones, dejan una estela de preguntas, pero a la vez de respuestas y aseveraciones de cómo se ha venido manteniendo aquel Estado que era otrora “jaguar” de América y hoy apenas es un reflejo, de un ente que intenta caminar hacia una escuálida democracia.
Pero igualmente, estos no fueron los últimos acontecimientos, sino que tiene su culmen en la elección de los integrantes del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social transitorio, donde en apariencia se negoció la permanencia del Presidente de la Asamblea Nacional con la condición de un bloque político, se abstenga de la votación para pedir explicaciones y la renuncia del titular del órgano legislativo.
Y sigue trayendo más arrastre por cuanto también ha circulado fotografías de reuniones del Presidente de la Asamblea Nacional, con figuras públicas identificadas con la oposición férrea de Correa Delgado.
En el medio y sin aún demostrarse, consta la existencia de un informe de la Contraloría General del Estado, en contra del Fiscal General, donde unos dicen que existe y otros los desmienten, pero que pone otra vez en tela de duda la existencia de la trama conocida como 30S, ya que se habría utilizado videos y pruebas forjadas con el único afán de condenar a personas inocentes y saciar la venganza gubernamental.
Obviamente la ciudadanía frente a estos hechos que causan vergüenza pública solicita que se “vayan todos”, porque se siente un vacío institucional grave y perverso, que diagrama cómo se realizaba hechos de persecución, a tal punto de llegar a extremos que van inclusive en contra de la integridad física de los involucrados.
A la par, se vislumbra una debilidad de liderazgo en el país, y la ausencia de fortaleza para combatir estos actos, que rayan en un silencio parecido a la complicidad.
Es un Estado “fallido”, es decir donde no funciona el engranaje estructural, se aleja una democracia, y retorna los intereses de los poderosos, no está clara la línea legal y jurídica, y lo que es peor la ausencia de contrapesos funcionales, porque lo que verdaderamente interesa el parecer es recobrar espacios de poder a costa de todo.
No puede ser posible que un Presidente de la Asamblea Nacional quien en su época fuera el “funcionario fuerte” del Correato ahora se desnuda en sus contactos y acuerdos, sin que niega la existencia de conversación, cuando a esas alturas Pólit ya era un prófugo de la justicia; ahora sería también de preocuparse a qué acuerdos llegó con Carlos Pareja, cuando de forma oficiosa fue a Estados Unidos de América para que se entregue este ex servidor público, a las fuerzas de seguridad de nuestro país.
Al parecer esto es solamente el inicio de otras conductas que podrían haber sido recurrentes, para atacar a los enemigos del Régimen; y que debería dar explicaciones a los habitantes que confiaron su voto para el cargo que actualmente ostenta.
Pero qué decir del Fiscal General, quien dice que se bajó el audio de una red social y que lo hizo transcribir el contenido de esta grabación, sin que se haya judicializado estas amenazas e intimidaciones, o que se haya aperturado una investigación previa para el efecto.
No fue lo correcto la divulgación indicada, porque caemos en el campo de la especulación y podría el máximo funcionario de este organismo de investigación, haber utilizado un mecanismo no idóneo y hasta delictivo.
Tampoco es aceptable la postura del doctor José Serrano, quien en pocas horas intento exhibir el documento que contiene un informe de la Contraloría General del Estado, donde se desprende presuntas responsabilidades inclusive penales, y que por arte de magia desapareció sin ver aún la luz de del juez de cuentas.
También se acusa que el documento en referencia y que se utilizó para contestar la divulgación del audio del Fiscal General, fue una copia intentando burlarse de los medios de comunicación social y los periodistas que acudieron a la rueda de prensa.
Al parecer el único ganador es Carlos Pólit, de quien por su condición actual ante la justicia ecuatoriana, podría considerarse como falto de credibilidad, sin embargo ni Baca ni Serrano han desmentido la escucha del exContralor General del Estado.
Hasta cuándo vamos a asistir a las confrontaciones de baja ralea, que solamente demuestran cuan profundo nos encontramos como Estado y como sociedad ecuatoriana.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

8 − 2 =